Teruel

Teruel

Olivos centenarios de Teruel… ¡famosos en todo el mundo!

El proyecto de Oliete, ‘Apadrina un olivo’, cuenta con padrinos en Isla Reunión, Singapur, Canadá o Estados Unidos, entre otros.

Apadrinaunolivo.org ha recuperado miles de olivos en Oliete (Teruel)
Luis Pérez y Pérez

 En 2014, un grupo de emprendedores con base de operaciones en Oliete, Teruel, inició un proyecto de recuperación de más de 100.000 olivos centenarios que tras más de 500 años habían caído, textualmente, en el olvido. La zona, apodada así por el nombre latín de este árbol, ‘Olivetum’, representa la importancia que tuvo en la zona este cultivo, cuando tan solo en el pueblo contaban con tres molinos.

Hoy, cuatro años después, la Asociación para la recuperación de olivos yermos de Oliete, precursora del proyecto ‘Apadrina un olivo’, ha logrado reunir a más de 2.500 padrinos que ‘cuidan’ de más de 7.200 olivos, aunque su objetivo es llegar a los 10.000 antes de que acabe el año. Dos de sus fundadores son vecinos del municipio turolense, junto a otros dos fundadores de Madrid y un valenciano.

Como explica Alberto Alfonso, los objetivos eran muy variados. “Por un lado, el principal era la protección y conservación de los olivos de la zona, para, de paso, generar oportunidades laborales en el mundo rural, tanto para personas en riesgo de exclusión como con algún tipo de discapacidad”, afirma Alfonso, que asegura que es fundamental el lograr que los vecinos de la zona no se vean obligados a abandonarla por falta de medios o salidas laborales.

“Pasamos de tener 3.000 habitantes a 365 hace unos años. En 2004 cerró sus puertas el último molino y la gente fue abandonando definitivamente los olivares”, recuerda. Así, con el objetivo de cambiar esta realidad, nacería este proyecto de emprendimiento social, económico y medioambiental que, además, querían que tuviese un alto impacto en toda la zona a nivel turístico, no solo en el municipio.

Otro de los factores que diferencian este proyecto es, sin duda, su capacidad de conectar a los cientos de padrinos que aglutina en un total de 16 países, ya que otro de los objetivos era que el proyecto sirviera de motor de desarrollo sostenible a través de las nuevas tecnologías. “Actualmente contamos con padrinos en Nueva York, Canadá, Austria o Suecia, así como en Isla Reunión –cerca de Madagascar-, Singapur o el Líbano”, añade su precursor.

Eso sí, España y Francia son los países de los que proceden un mayor número de padrinos de estos olivos centenarios turolenses. A cambio, de forma anual tan solo deben de pagar 50 euros por árbol y, gracias a una aplicación denominada ‘Mi olivo’, pueden controlar el estado y avance de su árbol de forma regular.

“De esta manera les hacemos sentir héroes del cambio aunque no puedan venir a visitarlo, además reciben dos litros de aceite al año”, explica Alfonso. A finales de 2017, ‘Apadrinaunolivo’ fue declarada asociación de Utilidad Pública, por lo que cada uno de los padrinos puede desgravarse hasta un 75% del coste. En este tiempo, las historias increíbles en torno a estos históricos árboles se suman por cientos, como una pareja de novios que se entregó uno de estos olivos como muestra de su amor, o un abuelo a su nieto como “un bonito recuerdo”.

Sin embargo, una de las mayores dificultades con las que se toparon sus precursores a la hora de poner en marcha el proyecto fue el dar con profesionales con los conocimientos necesarios para cuidar estos campos, y no solo los árboles si no el propio terreno en el que se encuentran. Por eso, hace unos meses, de la mano del INAEM, pusieron en marcha un taller de agricultura para ocho personas de la zona, cuatro hombres y cuarto mujeres, en situación de desempleo. Una de ellas es Montse Valle, quien está muy emocionada con esta nueva aventura.

A sus 51 años, a pesar de descender de vecinos del pueblo de toda la vida, llegó a Oliete hace 16 años tras vivir en Barcelona. “Para nosotros es un alivio contar con otra fuente de ingresos en casa. Además tenemos olivos propios y aprenderé a sacarles más partido”, opina. Por otro lado, asegura que “eso de ser mujer” para nada es una desventaja. “Digo yo que cuando haga frío lo hará igual para nosotras que para ellos ¿no?”, incide, al tiempo que destaca la labor de la asociación en el municipio. “Lo que están haciendo por el pueblo, que se estaba quedando abandonado, no tiene precio”, reivindica.

El rey o una ministra

Entre los padrinos y madrinas de los olivos centenarios de Oliete cuentan con personas ilustres como el rey Felipe, al que nombraron padrino de honor en el momento de la fundación de la asociación, o una de las últimas inscritas, este mismo mes de marzo: la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. “Estuvimos en Madrid contándole el proyecto porque creemos que se puede exportar fácilmente a otros lugares para fomentar el aprovechamiento de recursos naturales”, explica Alfonso.

Y no solo eso sino que durante este mismo mes, todos los supermercados Eroski de Aragón –un total de 56 establecimientos entre los de la propia cadena y los franquiciados-, cuentan en sus lineales con este aceite con Denominación de Origen Bajo Aragón y con una etiqueta que reza: ‘Ayuda a recuperar olivos en Teruel’. Una iniciativa para apoyar un producto local y de consumo responsable, que, aunque muchos no lo sepan, guarda una gran historia detrás de cada una de estas botellas.

Etiquetas
Comentarios