Teruel

entrevista

Carlos Milla: "Teruel no es solo mudéjar, tiene un gran patrimonio modernista"

Este joven turolense ha indagado en la trayectoria vital y profesional de Matías Abad, autor de las rejas de los mejores edificios modernistas de su ciudad.

Carlos Milla, ante la reja de la Catedral de Teruel, de Abad.
Carlos Milla, ante la reja de la Catedral de Teruel, de Abad.
Berta Mínguez

¿Ha descubierto al artista que latía dentro del herrero que hizo las rejas de los edificios modernistas de Teruel, Matías Abad, a principios del siglo XX?

Bueno, he encontrado un talento en la figura de Abad que no era tan visible. Más bien he ahondado en un personaje que no había sido investigado en profundidad. Con mi trabajo he querido poner en valor la figura del artífice turolense más notable del modernismo. Pablo Monguió, que era el arquitecto municipal, también es importante, pero él procede de Tarragona y Matías Abad sí que es de Teruel.

Se ha atrevido a proponer la creación de un museo sobre este artista de la forja. ¿Le han escuchado?

En noviembre, con motivo de la colocación de una placa en recuerdo de Abad en el taller en el que él trabajaba, ‘El Vulcano’, ofrecí presentar al Ayuntamiento mi proyecto de museo. Los propietarios del edificio sí conocen el plan, pero por parte del Consistorio ha faltado un poco de interés. Allí explico mi percepción de la obra de Abad y cómo la presentaría de cara a vecinos y visitantes. Estaría encantado de poder explicarlo al Ayuntamiento.

Según cuenta, Abad no paró de trabajar, no solo para clientes de Teruel, también de otros lugares.

Su buen hacer y su participación en exposiciones nacionales le dieron una fama que posibilitó que su obra saliera de Teruel. Llegó a Zaragoza –donde se conservan algunos trabajos–, a Madrid –existió obra pero no he dado con ella– o a Barcelona –estoy investigando–. En Villarreal (Castellón) está la reja de la iglesia arciprestal de San Jaime.

Sin embargo, el oficio de la forja artesana ha caído en el olvido.

Como tantos oficios artesanos. No obstante, yo destacaría que en la provincia de Teruel continúa. En Albarracín, Mora de Rubielos y Rubielos de Mora hay herreros conocidos. El autor de la placa conmemorativa sobre Abad, Nacho Díaz, empieza su andadura haciendo forja utilitaria y artística.

¿Cuál es la obra de Matías Abad que más le ha sorprendido?

¡Uf! Las que más me gustan son las que han desaparecido, quizá porque las he mitificado. Ojalá hubiera llegado hasta nuestros días la escalera del casino turolense. Por fotos antiguas se sabe que era espectacular, pero solo se conserva un pequeñísimo fragmento en la cafetería que, al estar más resguardado, se salvó de los bombardeos de la Guerra Civil.

¿Monguió eclipsó a Abad?

No. Obviamente, Monguió era el arquitecto, con formación y una posición más elevada, pero creo que fueron un binomio perfecto. Los dos trabajaron mano a mano en muchos proyectos, por no decir todos. A diferencia de la arquitectura modernista de otras ciudades, donde la cerámica o la piedra tienen mucho protagonismo, la de Teruel es más austera y en ella destaca la forja.

¿Le ha abierto muchas puertas su trabajo de investigación, al que ha dedicado dos años?

Algunas. Fui invitado a dar una conferencia a finales de 2018, durante la Semana Modernista de Teruel, y aporté datos para elaborar la placa en recuerdo de Abad. Ojalá surgiera una exposición, aunque fuera temporal, y un museo que sirviera como centro de interpretación del modernismo en Teruel. Teruel no es solo mudéjar, tiene un interesante patrimonio modernista al que hay que sacar partido.

¿Ha logrado vivir de la historia del arte?

Por el momento, trabajo como profesor de patronaje y confección, porque paralelamente al grado de Historia del Arte estudié diseño de moda en Valencia, aunque sigo formándome en patrimonio cultural y museología.

¿Y, como experto en confección, qué le parecen los trajes que luce la población turolense durante la recreación de la leyenda de los Amantes en febrero?

Creo que el nivel es muy aceptable. Ha mejorado mucho desde que yo era pequeño y me vestía mi madre.

Etiquetas
Comentarios