Teruel

Teruel

Reumatología cierra por segunda vez este año debido a la falta de médicos

La especialista que sustituía a la titular de la única plaza –de baja maternal desde el pasado enero– renuncia a su puesto al mes de llegar al hospital Obispo Polanco

Fachada del Hospital Obispo Polanco de Teruel.  Foto Antonio Garcia/Bykofoto. 16-01-15
El hospital Obispo Polanco -en la foto- se queda de nuevo sin Servicio de Reumatología por falta de especialistas
Antonio García/Bykofoto

La consulta de Reumatología del hospital Obispo Polanco de Teruel –con una población de referencia de 90.000 personas– ha vuelto a cerrar sus puertas por segunda vez en lo que va de año al renunciar a su puesto la médico especialista que desde el pasado 11 de febrero sustituía a la titular de la única plaza con que está dotado el Servicio y que está ausente desde enero por baja maternal.

Desde el Departamento de Salud del Gobierno aragonés señalaron ayer que "se está buscando" un nuevo sustituto y confían en "tener una solución pronto". Mientras tanto, el Servicio permanece cerrado y los pacientes tienen que ser atendidos por especialistas en Medicina Interna o bien derivados a Zaragoza.

La renuncia de la reumatóloga sustituta solo un mes después de su llegada a Teruel da al traste con los planes del Salud de aumentar a dos el número de facultativos en activo en la especialidad. El organismo público anunció en febrero que la nueva especialista permanecería en el Servicio una vez regresara la profesional que ahora está de baja maternal. Sin embargo, de no encontrarse un remedio, Reumatología, que trata las enfermedades del aparato locomotor y autoinmunes sistémicas, seguirá contando con un solo facultativo. Esta situación, que se da también en el área de Dermatología, viene siendo denunciada desde hace años por el Colegio de Médicos de Teruel debido los muchos problemas que ocasiona a los enfermos y a los profesionales.

Pedro Romero, un vecino de Utrillas que se ha visto afectado por el cierre de Reumatología del Obispo Polanco, se mostró este martes muy molesto con la situación. Este paciente, que tenía cita con el especialista para ayer, relató que el pasado lunes fue avisado telefónicamente de que el Servicio dejaba de funcionar, por lo que llamó a su médico de cabecera y este lo derivó a un centro médico de Zaragoza, donde un reumatólogo lo atendió ayer mismo.

Romero señala que la vez anterior en que cerró Reumatología ni siquiera le avisaron con antelación. "Fui con mi cita en la mano y me senté en la sala de espera, donde estuve un montón de rato hasta que vi que allí no había nadie". "Me parece que seguiré yendo al médico a Zaragoza –continuó–; creo que en Teruel es un cachondeo". El paciente recordó que en la comarca de las Cuencas Mineras, donde él vive, la capital turolense está a 80 kilómetros y Zaragoza a 110 kilómetros. "Son solo 30 kilómetros más, no merece la pena ir a Teruel", afirmó.

El responsable de Atención Especializada del sindicato médico CESM-Aragón, Jesús Martínez Burgui, lamentó que Reumatología haya cerrado otra vez sus puertas y reclamó al Gobierno aragonés "que vuelva a utilizar todos los medios posibles para solucionar el problema". Añadió que el Servicio "debe contar al menos con dos profesionales" para garantizar el funcionamiento del mismo aunque uno de ellos falte.

Reumatología no es la única especialidad del Obispo Polanco que en 2019 ha tenido que dejar de funcionar por falta de médicos. A finales de enero, el hospital se quedó sin Otorrinolaringología al cambiar de destino dos médicos y enfermar por estrés la tercera profesional en plantilla, a su vez jefa del Servicio. La unidad reanudó su labor 15 días después, pero bajo mínimos, con un solo médico que pasa consulta dos horas y media al día y hace guardias lunes y miércoles y refuerzos que llegan del Servet para las guardias de viernes, sábados y domingos. Los martes y jueves no hay otorrino ni por las tardes ni por las noches.

Etiquetas
Comentarios