Despliega el menú
Teruel

aragón, pueblo a pueblo

La paz y la alegría conviven con los retos en Orrios

También afectado por la despoblación, este municipio turolense pelea por salir a flote en el día a día y experimenta con nuevos cultivos sin dejar las opciones tradicionales del sector primario.

La vocación de servicio está muy asentada en el carácter de Montse; su trabajo diario es la ayuda a domicilio a personas mayores de tres pueblos. Es un servicio de la comarca. “Normalmente trabajo siete horas por las mañanas y el mediodía, aunque a veces toca también por la tarde. Hago mi trabajo aquí en Orrios, y luego paso a Alfambra y Perales de Alfambra. Hay otras ideas en marcha; sería interesante alguna iniciativa que acercara a las personas mayores a puntos de compras, al menos una vez en semana”.

Montse comenta que en estos últimos años, los jóvenes de Orrios han salido fuera a estudiar o buscarse la vida laboralmente hablando, y el denominador común de esta salida es la más que segura falta de retorno. “Tengo dos hijas y probablemente no volverán aquí, porque no tienen futuro en sus especialidades; una estudia Periodismo y Economía en Madrid, y la mayor trabaja en Valencia como terapeuta. Cada vez quedamos menos por aquí, en invierno no llegamos a 100”.

En Orrios hay dos ventas ambulantes de calzado y varias cuadrillas de albañiles; José Manuel Ramírez, hijo del herrero, tiene un taller mecánico. La ganadería es mayormente ovina, y la agricultura cerealista; en la huerta había mucha patata y remolacha, pero ahora hay más maíz; los huertos son solo para autoabastecimiento. Hay una balsa artificial muy grande en lo alto del pueblo, que surte a los campos cercanos; en los últimos tiempos ha aparecido alguna iniciativa trufera, una posibilidad que cada vez se extiende más por distintos rincones de la provincia de Teruel.

En el patrimonio arquitectónico, la casa-palacio del Marqués de Cañada es el gran tesoro; actualmente pertenece a la familia Ferrer. Muy cerca está la parroquia de la Asunción con el gigantesco peirón de la iglesia; en cuanto a la lonja del antiguo ayuntamiento, se acaba de renovar y acristalar para convertirla en un espacio aprovechable para diferentes intereses. En cuanto a la naturaleza, el paseo por el paraje del Tormagal –en el camino hacia Villalba Alta, barrio de Perales de Alfambra– supone cuatro kilómetros de agradable caminata en un entorno de singular belleza.

Montse recuerda que la comisión de fiestas se encarga de las celebraciones patronales en honor a Santa Beatriz a finales de julio. “En Reyes se hacía belén viviente, pero esa costumbre se ha perdido, nos faltan niños; tampoco se hace ya la romería a la ermita de Santa Ana en Alfambra. Hay una asociación cultural de actividad algo relativa, aunque las iniciativas del catedrático Clemente Alonso, que es orriano, suelen ser muy interesantes. Aquí también tiene raíces maternas una ilustre del atletismo español, Esther Lahoz; es de Pancrudo, pero su madre nació aquí y tiene mucha familia; de hecho, su hermano Tomás es agricultor y ganadero, y vive en Orrios”.

La curiosidad y la inquietud de Clemente, la filosofía vital y la constancia de Mari

Cuando se pregunta por alguien entrañable para el pueblo, enseguida surgen dos nombres; uno es el investigador Clemente Alonso, catedrático jubilado, humanista y amante de su pueblo, uno de los impulsores de la biblioteca local e incansable impulsor de actividades culturales. Mantiene una bitácora en el entorno Blogspot, que alimenta con frecuencia.

La otra persona que enseguida brota en la conversación es Mari Escuder, que lleva media vida a cargo de la tienda de abastos de Orrios en una callecita paralela a la Mayor, cerca de la casa solariega y palacio del Marqués de la Cañada. Mari sigue abriendo puntualmente, y su presencia resulta fundamental para la gente mayor que no puede desplazarse fácilmente a localidades cercanas. Juan ‘el Facho’ era su padre, Fabián ‘el Facho’ su abuelo; en su tienda pone Casa Mari ‘La Facha’, pero no tiene nada que ver con la ideología asignada a ese término de claro tono peyorativo. "La tienda ya la llevaba mi madre, que también tenía bar, y antes mis abuelos. Aquí vendo el pan y poco más –ríe–, porque la carne y el pescado frescos llegan por venta ambulante, pero sí es verdad que viene la gente con alguna necesidad; cuando les falta la sal y alguna cosica, vienen a Casa Mari, y oye, todo bien, yo me lo paso de maravilla. El pan me lo traen del obrador de Alfambra. Mi pueblo me encanta, yo no me voy de aquí por nada; mira que puedo decir que nunca lo he pasado mal, quizá por eso me río mucho; tuve mucha suerte. Me casé, mis dos hijas trabajan en Teruel, tengo tres nietos como tres soles... soy feliz".

En datos

Comarca: Comunidad de Teruel.

Población: 126.

Distancia a Teruel: 35 km.

Los imprescindibles

Parroquia de la Asunción

Es un templo de tres naves, de las cuales la central (de cantería) es más alta; está cubierta de bóveda de cañón con lunetos. En un sillar de la jambra aparece la inscripción "sentóse la primera piedra el 11 de abril de 1709".

Casa-Palacio del Marqués

Perteneciente en su día al Marqués de la Cañada (siglo XVIII) tiene portada de piedra adintelada y organizada en dos cuerpos. En el superior está el escudo de los marqueses; en el interior destacan las pinturas de la cúpula.

Orrianos: el gentilicio

Clemente Alonso explica que el origen del topónimo Orrios –gentilicio, orriano– se emparenta con el latino ‘horreo’, verbo intransitivo que significa ‘estar erizado’. El cercano Monte Plano está lleno de ‘erizos’, matas espinosas.

Etiquetas
Comentarios