Despliega el menú
Teruel

aragón, pueblo a pueblo

Camarillas, cuatro joyas patrimoniales y un hoyo que trasciende la metáfora

Admirada en la comarca por su nevero, por la ermita de la Virgen del Campo y por el trinquete y el acueducto, la localidad espera una solución al problema de su parroquia, con el techo hundido desde hace 40 años.

Juan Carlos Sangüesa es teniente de alcalde del ayuntamiento de Camarillas desde 2015. Vive y trabaja como agente comercial en Zaragoza, pero su ligazón al pueblo en el que tiene bien hondas las raíces es, desde luego, a prueba de kilómetros. "En pueblos como éste cada día queda menos gente, y si no le echas ganas, no se mueve nada para bien; al revés, todo se va apagando. Invertir tiempo y esfuerzo en un lugar que quieres tanto, no obstante, era algo que me motivaba. Vengo cada jueves a revisar cualquier asunto pendiente, y a comer con mis padres, amén de casi todos los fines de semana. Tengo un hermano viviendo aquí y otro, que está en Galve, tiene aquí su explotación ganadera. Hay dos granjas de porcino que lleva un chaval de Galve, algo de ovino y cereal en la agricultura".

La Posada, bar y apartahotel, es el único negocio de servicios abierto al público en Camarillas cada día; lleva en marcha desde el año 2000. "También contamos con una casa rural, El Corralico, que administra un chico de Valencia; compró la vivienda, la rehabilitó y la ha dejado muy bien; lo mismo ocurre con los apartamentos de La Posada, están perfectos. El resto de los que siguen activos en Camarillas son agricultores y/o ganaderos; no hay cuadrillas de construcción. Por suerte para el roce social, en este pueblo nunca nos hemos quedado sin bar, incluso hubo dos no hace tanto. Yo he conocido cuatro establecimientos distintos", dice Juan Carlos.

María Dolores Blesa vino de Galve por razones personales, y aquí se quedó; de eso hace casi 30 años, 19 de ellos llevando La Posada, negocio privado que administra pero no posee, tal y como recalca. "De las habitaciones no recibo nada directamente, pero me hago cargo de la gestión, y por supuesto me beneficia la ocupación por los consumos en el bar. Son ocho apartamentos, es un edificio grande y la verdad es que están preciosos. Mis hijos se han independizado, ahora me toca llevarlo sola, pero disfruto con la tarea, y los fines de semana no falta gente. Entonces hay faena de sobra, pero en invierno y entre semana incluso puedo sumarme a la partida de cartas cuando falta una persona".

Pulgar arriba, pulgar abajo

En el haber patrimonial del pueblo están el acueducto del siglo XV, la nevera del XVII y la ermita de la Virgen del Campo (la vieja comenzó a construirse en el siglo XIV y la nueva es del XVIII) como una triple joya de heterogénea tipología; a la ermita se va en romería de Camarillas y también desde Galve, en jornada de hermanamiento. También destaca el trinquete, del siglo XVIII, muy bien conservado y que sirvió puntualmente como templo hasta que se habilitó el culto en San Roque, y el torreón del antiguo castillo. El debe, por desgracia, es muy grande: la parroquia de la Virgen del Camino, del siglo XVI, con el techo derrumbado desde hace casi 40 años. En la zona se rumoreaba incluso que se había contemplado la posibilidad de trasladar lo que queda, piedra a piedra, a Estados Unidos. Conjeturas aparte, el problema es serio. "El Ayuntamiento de Camarillas, el actual y los anteriores, llevan mucho tiempo luchando para que el Arzobispado tome cartas en el asunto -explica Juan Carlos- y no ya para arreglarla o restaurarla, que parece inviable, sino para que se adopten medidas de seguridad. Ese edificio gigante en el centro del pueblo es un peligro; también se ha hablado con Patrimonio para que medie en el asunto". Las carreteras se han arreglado en los últimos tiempos, aunque sigue habiendo alguna con vocación lunar, por aquello de los cráteres.

Juan Carlos salió de Camarillas a los 11 años para estudiar. "Cuando decidí volver a la provincia ya tenía 30 años, pero en el trabajo me destinaron a Zaragoza. Somos cinco hermanos, algunos han podido hacer su vida en el pueblo, otros no. El cierre de la térmica de Aliaga fue el último gran golpe a la población aquí; cuatro familias enteras se vieron abocadas a marcharse. Tenemos ocho chavales en la escuela, el año que viene se va alguno a secundaria pero también hay perspectivas de alguna llegada".

El Camerón

La población salió mucho hacia Levante, pero los lazos con el pueblo son fuertes. Uno de los más importantes es la Asociación Cultural el Camerón. "Sus miembros originales –apunta Juan Carlos– eran matrimonios, pero ahora está abierta a todos. Han hecho varias cositas, como la rehabilitación del nevero, que iniciaron ellos; suelen montar jornadas de convivencia y trabajo para el pueblo, desde limpiar la zona de la ermita para las fiestas anuales a desbrozar la antigua zona del castillo. También organizan actividades en verano, desde cine infantil a talleres de pintura; son un gran apoyo para el Ayuntamiento. En general, la gente de Camarillas siempre está muy dispuesta y no solo en verano, sino también en Navidades, puentes y fines de semana; se nota también en cómo se ha preocupado todo el mundo por tener su casa arreglada y cuidar el entorno común".

En datos

Comarca: Comunidad de Teruel

Población: 86

Distancia a Teruel, su capital de provincia: 66 km

Los imprescindibles

Virgen del Campo

El conjunto incluye ermita vieja, torre mudéjar, el pórtico y la casa del ermitaño. La ermita nueva es un templo barroco de grandes dimensiones y bellos murales con tres naves cubiertas con bóvedas de lunetos y crucero con cúpula.

El acueducto

Uno de los más interesantes de Aragón de su tipo, junto con el de Vedel, en Teruel capital. Es de mampostería unida con argamasa y el canal se sostiene por varios arcos de medio punto; todo él tiene menos de un metro de ancho.

El Granero del Obispo

Otro edificio singular del pueblo. Construcción de dos pisos de mampostería; presenta una portada adintelada de sillería y huecos regulares y simétricos. Además, luce una cornisa doble de teja y ladrillo, y palomar en el tejado.

Etiquetas
Comentarios