Despliega el menú
Teruel

La provincia perderá 42 concejales en mayo por despoblación registrada en los últimos 4 años

Las corporaciones de 22 municipios se recortarán en dos ediles tras los próximos comicios mientras que solo una, la de Arcos de las Salinas, ganará concejalías.

La plaza de Perales del Alfambra, uno de los pueblos que perderá concejales, dispuesta este viernes para San Blas.
La plaza de Perales del Alfambra, uno de los pueblos que perderá concejales, dispuesta este viernes para San Blas.
J.E.

La provincia de Teruel perderá 42 concejales en las elecciones locales del próximo mes de mayo debido a la despoblación sufrida desde los comicios de 2015. Frente a 22 municipios que verán sus corporaciones locales recortadas en dos concejalías, solo una, la de Arcos de las Salinas, incrementará el número de ediles al pasar de los tres actuales a cinco.

Los pueblos que pierden concejales suponen el 9% de los 236 municipios de la provincia y se reparten por todas las comarcas, salvo la Sierra de Albarracín y el Matarraña, aunque la palma se la lleva el Jiloca, con cinco pueblos que elegirán a menos concejales que hace cuatro años. Las pérdidas de representación municipal se concentran en pueblos con menos de 250 habitantes.

La merma de miembros de la corporación municipal se produce porque entre los padrones de habitantes del 1 de enero de 2014 y el 1 de enero de 2018, que se tomaron de referencia para asignar el número de concejalías de los ayuntamientos en las elecciones de 2015 y 2019, el número de residentes ha caído por debajo del mínimo exigido para conservar los ediles. La legislación electoral establece que a los municipios de entre 1.000 y 251 vecinos corresponden 7 concejales; entre 250 y 101, 5; entre 100 y 40, 3; y por debajo de 40 se rigen por el sistema de concejo abierto y solo eligen a un concejal, el alcalde. En algunos casos, localidades de entre 40 y 100 vecinos también se gobiernan mediante concejos abiertos.

El caso de recorte más frecuente en 2019 es el de municipios que pasan de cinco a tres concejales por haber caído en los últimos cuatro años por debajo de los 101 habitantes, una circunstancia que se da en 10 ocasiones, seguida de los siete pueblos que pasan de siete a cinco ediles al quedarse con menos de 251 vecinos. Por último, cinco pueblos pasan de tres a un concejal y se convierten en concejos abiertos. Los descensos poblacionales se deben a saldos vegetativos negativos, salidas en busca de mejores expectativas laborales o por el retorno de inmigrantes, entre otras causas.

Linares de Mora es una de las localidades que se ha descolgado por debajo de los 251 habitantes y pasará de 7 a 5 concejales. Del padrón de 2014 al de 2018 ha caído de 274 a 249 habitantes, un 9% de retroceso. La alcaldesa y presidenta de la Comarca de Gúdar-Javalambre, Yolanda Sevilla, opinó que la falta de trabajo es la clave del descenso poblacional y la principal traba para atraer residentes que frenen el descenso "por goteo" derivado de un mayor número de defunciones que de nacimientos por el envejecimiento poblacional. Reconoce que es "complicado" invertir la tendencia regresiva, a pesar de que el pueblo "es muy bonito y tiene gran potencial turístico".

Perales del Alfambra también pasa de 7 a 5 concejales, aunque el alcalde, Jesús Polo, confía en que el descenso del padrón de los últimos cuatro años al pasar de 253 vecinos a 221, un 13% menos, sea solo un bache temporal. Los planes de la empresa Huevos Guillén de montar en la localidad una gran explotación avícola que generará 30 empleos asentarán población. Polo señala que estar a 20 minutos de viaje de Teruel "se vuelve contra Perales", porque muchos vecinos trabajan en el pueblo pero residen en la capital turolense.

Torrijas, en la sierra de Javalambre, pasará a ser un concejo abierto el próximo mes de mayo al descender de 48 a 35 vecinos, un 16% menos. Su alcaldesa, Aurora Gil, anuncia que optará a la reelección, pero reconoce que hay pocas expectativas laborales para atraer o asentar población. Señala que el multiservicio rural cerró a finales de 2018 y la oferta lanzada por el Ayuntamiento para encontrar un nuevo gestor quedó desierta por las limitadas expectativas de negocio. Reabrir este establecimiento municipal que ofrece servicio de bar y tienda es una prioridad.

En la misma comarca se ubica Arcos de las Salinas, el único municipio que ganará concejales en las próximas elecciones al pasar de tres a cinco por superar la barrera de los 100 residentes y plantarse en 105 el 1 de enero de 2018. Su alcalde, José Luis Alvir, considera que las expectativas derivadas de la próxima apertura del parque astronómico Galáctica en la localidad han dinamizado la economía y el empleo.

Etiquetas
Comentarios