Despliega el menú
Teruel

Andorra clama por su futuro con alternativas al carbón en una histórica manifestación

Más de 6.000 personas llegadas de todo Teruel secundan la protesta contra el cierre de la térmica

Un momento de la masiva concentración en la plaza del Regallo de Andorra para pedir un plan de reconversión industrial por el cierre de la térmica
Un momento de la masiva concentración en la plaza del Regallo de Andorra para pedir un plan de reconversión industrial por el cierre de la térmica
Antonio García/Bykofoto

Miles de personas, más de 6.000 según los organizadores, se manifestaron ayer por las calles de Andorra para pedir alternativas a la térmica, que echará la persiana a mediados de 2020 sin que exista todavía un plan de reconversión industrial por parte del Gobierno central que evite la pérdida de empleos directos e indirectos que se producirá en la zona. Es la mayor movilización ciudadana que tiene lugar en la villa minera en toda su historia, con la participación de turolenses llegados de toda la provincia para reclamar un futuro tras el cierre de la central, propiedad de Endesa.

"La protesta ha sido todo un éxito. Ahora esperamos que Endesa y las administraciones nos escuchen", afirmó Hilario Mombiela, presidente del Comité de Empresa de los trabajadores, convocante de la manifestación junto con la Plataforma de Empresas auxiliares de la central.

El mensaje fue claro, que no se deje morir un territorio entero permitiendo el cierre de la planta sin una reindustrialización completa. No solo dejará en la calle a más de 500 trabajadores directos, sino que implicará consecuencias económicas y demográficas que afectarán a varias comarcas.

"El Gobierno no debe permitir a Endesa el cierre si no trae un plan alternativo de empleo, no de negocio alternativo. Se quieren quitar 1.000 megavatios de potencia de la central para poner otros tantos de placas solares y eso no crea trabajo", subrayó Mombiela, en referencia al plan compensatorio previsto por la compañía, tachado de "insuficiente y ridículo" por los sindicatos.

La manifestación fue secundada por todos los agentes sociales, económicos y sindicatos de la provincia, además de todos los partidos políticos con representación en el Parlamento aragonés. Al entrar en la plaza la pancarta que portaban los principales líderes políticos, se escucharon abucheos y gritos de "venís a buscar nuestros votos".

Los principales protagonistas de la movilización fueron, precisamente, los que más negro lo tienen para ligar su futuro al territorio, los niños. Los alumnos de los centros educativos encabezaron la marcha con la pancarta ‘Queremos poder elegir dónde vivir’ y numerosos carteles. Lema al que siguieron otros muchos de todos los colectivos.

Ayer se aunaron en Andorra las voces de vecinos llegados de todos los rincones de Teruel, pero también de la cercana Caspe. Y es que como dice uno de los lemas del ‘espíritu Iranzo’ -nacido de las reivindicaciones surgidas tras el triple crimen de Andorra-, que podía leerse sobre una bandera aragonesa, "rendirse no es una opción".

Etiquetas
Comentarios