Despliega el menú
Teruel

Miles de vecinos participan en una noche mágica y una colorista cabalgata

Los Magos de Oriente llegaron a Teruel arropados por una comitiva festiva con 41 vehículos y 800 voluntarios.

La carroza de Melchor, a su paso por debajo del Viaducto de Pierres Vedel entre el numeroso público.
La carroza de Melchor, a su paso por debajo del Viaducto de Pierres Vedel entre el numeroso público.
Antonio García/Bykofoto

Una lluvia de caramelos regó a los miles de turolenses que se agolparon este sábado a lo largo del recorrido de la cabalgata de los Reyes para ver de cerca el paso de las carrozas cargadas de regalos. Sus Majestades de Oriente, que llegaron a la plaza de Santa Teresa de Teruel para iniciar su recorrido festivo por la ciudad, repartieron un cargamento de golosinas durante su periplo de más de tres horas por San León, el Ensanche y el Centro Histórico hasta terminar en el belén viviente de la plaza del Seminario.

La noche apacible –fresca pero con el viento en calma– animó a niños y mayores a salir a las aceras para presenciar el paso de la comitiva cargada de ilusión. Los más pequeños se afanaban en recoger los caramelos –1.800 kilos y 10.000 piruletas– que se lanzaban desde los 41 vehículos participantes. Tanto era el afán recolector que, en algunos casos, hasta la presencia de los Magos pasaba desapercibida para los chiquillos. "¡Mira el rey, arriba!", le decía una madre a su hija mientras esta se agachaba para recoger golosinas del suelo.

Las pedanías de Valdecebro, Caudé, Concud, Tortajada y Villaspesa exhibieron sus propias carrozas, al igual que numerosas asociaciones culturales, deportivas y oenegés. Varias escuelas de baile desplegaron sus coreografías. La palma en cuanto a colorido y escenografía se la llevaron las carrozas en las que viajaban los protagonistas del evento: Melchor, Gaspar y Baltasar.

El desfile fue un escaparate de algunos de los elementos identificativos de la ciudad, como el arte mudéjar o la Vaquilla. Más insólitos para Teruel fueron los dos barcos que recorrieron las calles empujados por la peña Los Marinos y el barrio de San Blas. Pero, como resaltaba el eslogan de la cabalgata de 2019, ‘La magia de la Navidad’ todo lo puede.

"Que nadie tenga que emigrar"

Melchor, nada más llegar a la ciudad, explicó que con sus compañeros traía obsequios para todos, aunque los regalos más demandados fueron los patinetes eléctricos, las tabletas y los teléfonos móviles. El rey aclaró que se trata de regalos que solo entregan "con permiso de los padres". Demostró tener un conocimiento certero de la realidad de la provincia y señaló que le hubiera gustado traer "un tren que funcione dignamente" porque "ya está bien de tanto abandono en este aspecto con la provincia y tantos otros".

La alcaldesa, Emma Buj, que recibió a Sus Majestades de Oriente les pidió a los Reyes "un tren que circule a una velocidad adecuada, porque sería el mejor presente para la ciudad". Melchor admitió su impotencia para atender todas las demandas. "Todos tienen que echar una mano. No lo pueden hacer todo los Reyes Magos". También se refirió a la principal lacra turolense y deseó que "nadie tenga que emigrar de Teruel". "Que los que se marchen lo hagan por su deseo no por obligación", añadió.

El variopinto desfile reforzó este año la seguridad con el vallado en algunos tramos peligrosos para separar a público del paso de los vehículos y con dos personas por carroza dedicadas a labores de vigilancia. Se movilizaron 800 personas con la colaboración desinteresada de decenas de asociaciones. Un grupo de niños vestidos de ilusionistas abría la marcha como símbolo de la magia navideña. Una hora después, llegaba el camión cargado de carbón para cerrar la cabalgata con su negra recompensa para quienes se portaron mal durante el último año.

Un regalo para el barrio de San León

Los Reyes fueron recibidos a su llegada a Teruel por la alcaldesa, Emma Buj, en la plaza de Santa Teresa. Buj explicó que este acto simboliza el "regalo" del antiguo Centro de Orientación y Acogida de Menores (COAM) que recibe la ciudad –recién cedido por la DGA al Ayuntamiento– para su conversión en un centro social y cultural.

La alcaldesa explicó que la plaza de Santa Teresa es un lugar "emblemático" por la presencia del COAM, cuya reutilización ha sido muy demandada por los vecinos de San León y que "va a ser una realidad".

Etiquetas
Comentarios