Despliega el menú
Teruel

Denuncian que un vertido de lodos en el río Mijares amenaza su fauna

La asociación ‘El Mijares no se toca’ dice que el barro procede de una presa, pero la empresa titular lo niega.

El río Mijares y una de las centrales hidroeléctricas que lo explotan a su paso por Olba.
El río Mijares y una de las centrales hidroeléctricas que lo explotan a su paso por Olba.
Jorge Escudero

La asociación conservacionista ‘El Mijares no se toca’ alerta de un vertido de lodos en el río que amenaza la fauna piscícola y que empobrece la biodiversidad del cauce. El colectivo ecologista, que denunciará este incidente ante la Guardia Civil, el Gobierno de Aragón y la Confederación Hidrográfica del Júcar, achaca el origen del barro que tiñe de marrón las aguas del Mijares a una apertura de compuertas en la presa de Los Toranes, en el término municipal de Albentosa. La empresa que explota el pantano para el aprovechamiento hidroeléctrico, Iberdrola, negó cualquier relación con el incidente.

Vecinos de Olba manifestaron su indignación por la presencia de lodos en el agua del Mijares el pasado día 2 en claro contraste con el caudal transparente que le llegaba de su afluente el río Rubielos, dentro del término municipal de Olba.

‘El Mijares no se toca’ señala que en la tarde del 2 de enero se detectó "una gran cantidad de lodos disueltos" en el río que daba una intensa coloración al agua frente a su "total transparencia" de los días anteriores. La asociación alerta de que el vertido de barros es una "actividad ilegal" y señala que afecta a un tramo incluido en la Red Natura 2000 por su alto valor ambiental.

En el comunicado remitido por el colectivo conservacionista, se señala que la presencia de lodos en el río "se repite periódicamente" y se alerta de que esta práctica altera los parámetros de calidad del agua al reducir su contenido de oxígeno, modificar la temperatura y la presencia de nutrientes con "repercusiones importantes sobre los ecosistemas acuáticos". Señala que la biodiversidad sufre una "drástica" caía en el Mijares como consecuencia de distintos problemas ambientales, hasta generar un "crónico deterioro".

Aunque los denunciantes culpan a la presa de Los Toranes de ser el origen de los lodos que tiñen el Mijares, desde Iberdrola aseguraron que no tienen "nada que ver" con este hecho. Una fuente de la empresa eléctrica señaló que la central abastecida desde el pantano está actualmente parada y el agua rebosa por el aliviadero del embalse sin ninguna intervención de la compañía.

Recientemente, una campaña vecinal a la que se sumó el Ayuntamiento de Olba manifestó la oposición a la reanudación de la derivación de agua del Mijares a su paso por el pueblo para alimentar una central hidroeléctrica de Iberdrola en Los Cantos (Castellón) tras un parón de dos años como consecuencia de una avería. El rechazo obedecía al temor de que la reducción del agua circulante incrementará la concentración de contaminantes y deteriorara la calidad del río. La eléctrica aseguró que se limita a explotar una concesión administrativa y que respeta el caudal reservado al río por la legislación

Etiquetas
Comentarios