Despliega el menú
Teruel

Un informe alertó en junio del peligro de que el Mijares cortara el acceso a barrios de Olba

Los vecinos de Los Ramones y Los Tarrasones han permanecido varios días aislados por una crecida.

Vecinos de Los Ramones exigen en el vado sobre el Mijares un acceso "en condiciones".
Vecinos de Los Ramones exigen en el vado sobre el Mijares un acceso "en condiciones".
Javier Esriche

Un estudio sobre el Mijares del pasado mes de junio advertía del peligro de inundaciones en tramos de este río y, en concreto, del riesgo de que afectaran a edificios de Olba y a los vados que sirven para cruzar el cauce y acceder a varias pedanías, una circunstancia que se vio confirmada el pasado fin de semana, cuando una avenida derivada de la gota fría dejó aislados a los barrios de Los Ramones y Los Tarrasones, en los que viven treinta personas y una familia de cuatro miembros, respectivamente. Los residentes en ambos núcleos reclaman una solución para evitar quedar incomunicados con cada crecida.

El informe ‘Planteamiento de actuaciones de mejora fluvial en el río Mijares’, encargado por la Comarca del Gúdar-Javalambre, señala que "a lo largo de los barrios que conforman Olba se encuentra varias edificaciones que se sitúan dentro de las áreas que está previsto que se inunden" con un periodo de retorno de 10 años. Advierte a continuación de que, en caso de "crecida", el río "sería casi completamente infranqueable por los vados o pequeños puentes que hay en la zona". Precisa que el paso a través de la corriente "sería absolutamente desaconsejable no solo por el riesgo de ahogo si no por el de ser golpeado y arrastrado".

Centra la atención en el vado de Los Ramones, porque, "en una crecida, el agua pasaría por encima y haría muy complicado o imposible el paso de una orilla a otra". Remacha que el paso sería "intransitable". Las advertencias coinciden con la realidad vivida en la pedanía entre el 19 y el 23 de octubre, cuando estuvo aislada, lo que provocó la indignación de sus vecinos, entre los que hay cuatro niños y dos ancianos. La misma situación se dio en los Tarrasones, con cuatro residentes.

Una vecina de Los Ramones, Sonia Martínez, denuncia que los cortes del acceso se repiten "7 u 8 veces al año", lo que supone un serio inconveniente para vivir en este pueblo. Dice que las familias tienen "arcones con comida" en casa para afrontar estos eventos, pero advierte de que puede haber emergencias sanitarias que hagan imprescindible el desplazamiento. Señala que en el barrio viven dos ancianos de 90 años y "si les ocurre algo no podrían salir ni recibir auxilio de fuera". Además, los niños tienen que acudir a diario a la escuela de Olba.

Martínez explica que cuando traslada a la Administración la precariedad de los accesos le contestan que ya sabía "donde se compraba la casa". Se ha embarcado en poner en marcha una casa de turismo rural como forma de generar su propio puesto de trabajo, pero se pregunta "qué cliente volverá por aquí si llega una vez y se queda aislado".

La pista de tierra alternativa para salir del pueblo sin pasar por el río no se pudo usar porque con las lluvias estaba impracticable. Además, alarga el desplazamiento. Sonia Martínez admite, no obstante, que el Ayuntamiento de Olba no dispone de recursos para afrontar la construcción de un paso más elevado que no resulte inutilizado por cada avenida.

El alcalde, Federico Martín, señala que el Consistorio no dispone de financiación para construir vados más operativos en Los Ramones y Los Tarrasones –con un coste estimado de 90.000 euros por cada barrio–. Apunta que la decisión de si se construye un nuevo paso por el río o se mejora la pista de tierra será técnica.

En Los Tarrasones, el aislamiento se alargó una semana y el paso por el río solo es viable con todoterrenos. Los dos niños de pueblo tuvieron que andar 2 kilómetros por una senda para llegar al colegio. La Guardia Civil se desplazó a pie hasta la pedanía para estudiar, ante la imposibilidad de llegar en coches, las opciones de aterrizaje y despegue en helicóptero en caso de una emergencia, que, afortunadamente, no se dio.

La reunión prevista para el próximo martes en Teruel entre el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Manuel Alcalde, y el subdelegado del Gobierno, José Ramón Morro, podría iniciar el proceso para que los barrios de Olba no tengan sus accesos expuestos a cada temporal.

El informe de la Comarca sobre el Mijares, que será presentado públicamente el próximo 7 de noviembre en Mora, alerta también del "elevado" riesgo de inundación de La Escaleruela con peligro de "pérdida de bienes materiales" y "en ultima instancia y más debido a la imprudencia, posibles pérdidas humanas". Alerta, sobre todo del riesgo para el restaurante de este paraje, porque la contigua piscifactoría de esturiones está diseñada para que, en caso de inundación, los destrozos sean "mínimos".

Etiquetas
Comentarios