Despliega el menú
Teruel

Cortada la carretera a Riodeva y 30 vecinos de Olba aún aislados

Los vecinos han limpiado por propia iniciativa la pista forestal para que pueda trabajar el panadero.

La crecida del Turia ha obligado a cortar la TE-V-6012.
La crecida del Turia ha obligado a cortar la TE-V-6012.
Jorge Escudero

La crecida del Turia tras recibir el aporte del Alfambra, que baja desbordado desde la noche del pasado viernes, obligó este domingo a cortar al tráfico la carretera TE-V-6012 que parte de la N-330 en dirección a Riodeva. La circulación ha sido interrumpida en el puente que salva el río, a pocos metros del cruce entre ambas vías, donde la altura del agua alcanza, prácticamente, la plataforma de esta infraestructura.

El teniente de alcalde de Riodeva, Alfredo Soriano, explicó este domingo que el Turia, con 45 metros cúbicos por segundo, lleva "veinte veces más agua de lo habitual". El edil destacó que el corte de la carretera hace que los vecinos tengan que utilizar una pista forestal asfaltada para llegar a la población o salir de ella.

Esta es una de las secuelas del temporal que se instaló en la parte oriental de la provincia de Teruel desde la tarde del pasado jueves hasta la madrugada del sábado descargando gran cantidad de agua y provocando el desbordamiento de los ríos Alfambra, Mijares y Bergantes.

Además, este domingo seguía cortado uno de los dos carriles de la N-420 a la altura del túnel de San Just, en Escucha, donde el viernes se produjeron desprendimientos de tierra debido a las constantes lluvias.

Movilización vecinal

Por otro lado, los 30 vecinos del barrio Los Ramones de Olba llevan ya tres días incomunicados después de que el pasado viernes se desbordara el Mijares inundando el único paso rodado y una pasarela peatonal que les une al resto del pueblo.

Los vecinos decidieron este domingo de madrugada, por propia iniciativa, retirar con palas la tierra caída sobre la calzada de una pista forestal en estado precario que usan como salida alternativa cada vez que hay inundaciones y que esta vez quedó cortada por desprendimientos. La medida permitió al panadero del barrio llevar su mercancía a 5 pueblos cercanos a los que abastece de pan.

"Ante la dejadez de las instituciones, los vecinos hemos retirado el derrumbe de la pista para que, al menos, pueda trabajar el panadero", dijo una de las vecinas, Sonia Martínez. Los residentes en Los Ramones reclaman un puente sobre el Mijares, ya que el mal estado de la pista forestal hace imposible circular por ella "si no es con un buen todoterreno y jugándose el tipo", dijo Martínez.

Etiquetas
Comentarios