Despliega el menú
Teruel

La plantilla de la Guardia Civil crece un 10%, pero los sindicatos ven insuficiente el aumento

Los efectivos se incrementan en 61, tras un concurso de traslados en el que han llegado 117 guardias y se han ido 56.

Más efectivos. La plantilla de agentes de la Guardia Civil en Teruel se ha incrementado esta misma semana. En la foto, el teniente coronel de la Comandancia de Teruel, Rafael Soler, pasa revista a la formación el pasado 12 de octubre, durante los actos oficiales de celebración de la patrona de la Benemérita.
Más efectivos. La plantilla de agentes de la Guardia Civil en Teruel se ha incrementado esta misma semana. En la foto, el teniente coronel de la Comandancia de Teruel, Rafael Soler, pasa revista a la formación el pasado 12 de octubre, durante los actos of
A. García/Bykofoto

La plantilla de la Guardia Civil en la provincia de Teruel, hasta ahora cifrada en 620 agentes, se ha incrementado en 61 efectivos desde el pasado domingo. El aumento registrado, un 10%, ha sido calificado por la Subdelegación del Gobierno en Teruel como "uno de los mejores de los últimos años". El dato es el resultado del concurso de traslados celebrado recientemente, por el cual han llegado a la provincia 117 agentes y se han marchado 56.

Desde la Subdelegación del Gobierno destacan que los nuevos agentes han sido destinados a puestos "repartidos por toda la provincia y en todos los servicios" y añaden que el incremento repercutirá "en todo el territorio, tanto en el medio rural como en el urbano".

El incremento de efectivos cae como agua de mayo en la provincia de Teruel, después de que en diciembre del año pasado el pistolero Norbert Feher, alias Igor el Ruso, sembrara el terror en Albalate del Arzobispo y Andorra hiriendo a dos vecinos y asesinando a dos agentes de la Guardia Civil y al ganadero José Luis Iranzo, todo ello después de haber campado a sus anchas durante semanas por la zona, robando en chalés y durmiendo en una masía, sin ser detectado.

No obstante, el aumento de la plantilla de la Benemérita no está vinculado a estos hechos, según aclararon las mismas fuentes de la Subdelegación del Gobierno. Si bien el subdelegado del Gobierno en Teruel, José Ramón Morro, transmitió el pasado 12 de octubre, durante los actos oficiales del día de la patrona de la Guardia Civil, el compromiso del Ministerio del Interior "de mejorar la respuesta de la lucha contra la delincuencia en el ámbito rural", fuentes de dicha institución señalan que la llegada de efectivos responde únicamente al proceso de movilidad convocado dentro del Cuerpo.

"Hacen falta más en Alcañiz"

Para la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), el aumento de 61 agentes para toda la provincia de Teruel es "insuficiente", especialmente en lo que atañe al destacamento de Alcañiz, al que pertenece la comarca de Andorra-Sierra de Arcos, en la que se registraron los sangrientos sucesos cometidos por Igor el Ruso. El portavoz de este sindicato en Teruel, Cristóbal Soria, explica que el cuartel de la capital bajoaragonesa contaba el año pasado con 115 agentes y ahora solo tiene cinco más. "La compañía de Alcañiz es la más grande en extensión de territorio y es allí donde están sucediendo los hechos más graves de la provincia y donde hay un mayor índice de delincuencia", advierte. A juicio de la formación sindical, harían falta 50 guardias civiles más "para cubrir todos los servicios dignamente".

La AUGC también reclama más efectivos para el cuartel de Calamocha, con Utrillas, Montalbán, Muniesa, Aliaga y Monreal del Campo a su cargo. Este destacamento ha pasado de 60 agentes a 68 tras el concurso de traslados. "Ese incremento es muy escaso, llegará Navidad o las vacaciones de verano y la plantilla se quedará en nada", denuncia Soria. En el cuartel de Mora de Rubielos, con otros seis municipios bajo su vigilancia, han pasado de 60 a 65 agentes, pero serían necesarios, en opinión de la AUGC, "muchos más, porque la extensión es muy grande y muy montañosa". Igualmente, el sindicato pide más agentes para la Comandancia de Teruel capital, que tiene 60 efectivos frente a los 51 de 2017.

La AUGC considera que harían falta 200 nuevos agentes, alcanzando una plantilla global de entre 800 y 900 efectivos, para poder atender toda la provincia. Soria recuerda que esa es la cifra que existía hace 15 años, fecha a partir de la cual, "todo ha ido a menos".

El sindicato advierte de que, de los 61 nuevos guardias, 35 están destinados al núcleo de servicio o, lo que es lo mismo, a la autoprotección, es decir, a la vigilancia de las puertas de la Comandancia de Teruel, la Subdelegación del Gobierno y la prisión provincial. "A la seguridad ciudadana han sido asignados muy pocos", asegura Soria.

Etiquetas
Comentarios