Teruel

Los guardias civiles tiroteados por Igor el Ruso murieron "en pocos minutos"

La ampliación de los informes de las autopsias señalan que los disparos no afectaron a órganos vitales, pero las hemorragias les provocaron un shock hipovolémico.

El exmilitar serbio Norbert Feher, en su traslado a los juzgados de Alcañiz tras su detención.
La Guardia Civil recogió 31 casquillos donde Igor el Ruso asesinó a dos agentes
Jorge Escudero

Los dos guardias civiles que el pasado mes de diciembre fueron tiroteados por Norbert Feher, más conocido como Igor el Ruso, fallecieron en "pocos minutos", tal y como precisa una ampliación de los informes de las autopsias que se les practicaron.

Ampliación que solicitó la jueza instructora (del Juzgado de Instrucción número 2 de Alcañiz, Teruel) del caso de los tres asesinatos cometidos por Igor el Ruso el pasado mes de diciembre.

La pidió para tener una versión más precisa sobre el "tiempo que pudieron tardar en fallecer" los agentes a los que Igor el Ruso disparó después de haber matado al agricultor y ganadero José Luis Iranzo en el municipio turolense de Andorra.

Respecto de uno de los agentes, Víctor Jesús Caballero, señala la ampliación que las heridas de fuego que presentaba no afectaron a órganos vitales, pero las diferentes hemorragias que le causaron los disparos derivaron en un shock hipovolémico que causaron su fallecimiento "en un tiempo aproximado que se podría estimar en pocos minutos".

Sobre el otro agente, Víctor Romero, muestra un diagnóstico similar, la misma consecuencia de las hemorragias que le produjeron los tiros y concluye también que murió "en un tiempo aproximado que se podría estimar en pocos minutos".

Éste es el informe que hacen dos médicos forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón, a petición de la jueza.

Prosigue así la investigación sobre este triple crimen ocurrido a mediados de diciembre de 2017, después de que Feher fuera sorprendido por Iranzo en una caseta rural situada en las inmediaciones de Andorra.

Le asesinó, y tras ello, hizo lo propio con los dos agentes mencionados, a los que tiroteó nada más bajar del coche, hipotéticamente en una emboscada.

Después, Igor el Ruso emprendió la huida en un vehículo pick-up hasta que, de madrugada, una patrulla de la Guardia Civil le localizó tendido en el suelo, en una carretera en la linde de Teruel con Castellón. Actualmente, está preso en la cárcel de Zuera.

Etiquetas
Comentarios