Despliega el menú
Teruel

Un encierro campero como despedida

Un centenar de jinetes condujeron reses bravas por caminos y veredas en homenaje a la tradición.

Jinetes, caballos y reses bravas se acercan a La Puebla de Valverde en el encierro.
Jinetes, caballos y reses bravas se acercan a La Puebla de Valverde en el encierro.
Héctor González

La localidad turolense de La Puebla de Valverde se sumergió este miércoles en sus tradiciones más arraigadas para despedir las fiestas. Lo hizo con un encierro campero en el que cerca de cien jinetes con sus caballos condujeron reses bravas por caminos y veredas, en un itinerario de 7 kilómetros. Vecinos del municipio, pero también de pueblos cercanos y de otros no tan cercanos, como Valencia y Castellón, acompañaron este peculiar desfile disfrutando de cada momento y del buen tiempo que reinó.

No fue un encierro más. El de este miércoles sirvió para celebrar que hace 25 años se recuperó para la fiesta esta costumbre, que no es, ni más ni menos, que la forma en que se trasladaban de un sitio a otro toros y vacas en épocas pasadas, cuando no había camiones para el transporte de ganado. La ocasión lo merecía y el pueblo rindió un sentido homenaje a los trashumantes de toros y a quienes hace un cuarto de siglo impulsaron el rescate de esta tradición. Allí estuvieron para recibir un diploma y el cariño de la gente el torero Curro Valverde –desciende de La Puebla de Valverde–, Pedro Marín, José Julio Torres, Manuel Mendoza, Emilio Izquierdo, Gilberto Doñate, Guillermo Doñate, Eliseo Santafé, Marcial Perales, Víctor Ribera y José Gaspar.

La fiesta no acabó ahí. Como explica el peñista Héctor González, a mediodía hubo una comida popular en la que todos los vecinos pudieron brindar por el buen desarrollo de los festejos, que arrancaron el pasado viernes. Al disponer de un lugar cubierto, las verbenas han podido celebrarse sin miedo al fresco de la noche o a la lluvia. Héctor destaca la calidad de la orquesta Montecristo, que ofreció un concierto el pasado lunes en el que hubo música y espectáculo para todos los gustos. El grupo arrancó con una representación del Rey León para los más pequeños y siguió con una gran variedad de canciones en las que cantantes y bailarines se cambiaron de vestuario más de 30 veces.

Etiquetas
Comentarios