Despliega el menú
Teruel

Gea de Albarracín regresa al siglo XVII con una recreación de la expulsión morisca

Los vecinos se convierten en actores durante un fin de semana que está repleto de actividades.

Musica tradicional por las calles de Gea de Albarracín para animar la fiesta.
Musica tradicional por las calles de Gea de Albarracín para animar la fiesta.
Antonio García/Bykofoto

Gea de Albarracín se sumerge este fin de semana en el siglo XVII para recrear un pasaje de su historia, la expulsión de la población morisca, que marcó un antes y un después en el desarrollo económico, cultural y social de la localidad. El abandono forzoso del pueblo decretado en 1610 para 2.220 vecinos –los que trabajaban la tierra y cuidaban del ganado– dejó el municipio con apenas un centenar de habitantes y sumido en un grave declive del que Gea tardó décadas en reponerse.

"Esta fiesta nos ha permitido reflexionar mucho sobre lo ocurrido y todos los vecinos hemos llegado a la misma conclusión: no queremos que vuelva a ocurrir un hecho así", explica Josefina Pérez Mezquita, responsable de la organización. Según cuenta, la población rememora aquel episodio con el objetivo de mostrar "lo mucho que perdimos aquel año y cuánto se gana con la inclusión del diferente". El pueblo entero se convierte estos días "en una villa de acogida en la que la música, el teatro y los tenderetes son lugar de diversión y convivencia".

La fiesta gana seguidores cada año, y ya van ocho desde la primera edición. Prueba de ello es que el mercadillo de artesanía contará en esta ocasión con 20 puestos frente a los 14 de 2017. Se han preparado también actuaciones de animación callejera y conciertos por la noche.

Los Tercios de Flandes

Pero la razón de ser de este festejo son las escenas vinculadas a la expulsión de los moriscos que interpretan los vecinos ataviados con ropa a la antigua usanza. Hoy, sábado, el público podrá asistir al proceso de venta de las propiedades de los moriscos obligados a marcharse de Gea y este viernes pudo presenciar, en el antiguo lavadero, cómo un grupo de cristianas rechazaba a las moriscas por impías. Como novedad, un grupo de recreación histórica que aúna participantes de Cataluña, Navarra, Asturias y Valencia, se convertirá esta tarde en el Tercio de Flandes, que acude a poner orden en la localidad turolense.

Mañana, domingo, tiene lugar la representación principal y aquella en la que todos los vecinos participan. Se trata del momento en el que los moriscos cogen sus escasas pertenencias y se ponen en camino hacia un nuevo destino, una escena que año tras año emociona a los habitantes de Gea de Albarracín.

El éxito de esta recreación se apoya también, en gran medida, en el taller popular de confección de ropa del siglo XVII surgido al calor de la fiesta y del que ya han salido 150 trajes. Josefina Pérez, coordinadora de este espacio dedicado a la costura, recuerda que al principio tuvo que recurrir a internet para conocer el atuendo que llevaba la población de la época. Ahora, se declara una experta en la moda de hace tres siglos.

De este taller han salido también los 500 banderines que decoran desde este viernes las calles de la localidad. "Empezamos a trabajar en junio y, aunque pensamos que podría ser tarde, hemos tenido tiempo suficiente", concluye con alivio Josefina Pérez.

Etiquetas
Comentarios