Teruel
Suscríbete por 1€

Un viaje por el Maestrazgo para disfrutar del paisaje y olvidarse del reloj

El trayecto de Gargallo a Cantavieja es uno de los siete que promociona la DGA inspirados en la mítica Ruta 66 y que aplican la moda turística del ‘slow driving’.

Una incomodidad con encanto. La ruta 'The Silent Route' –ruta silenciosa– quiere convertir la incomodidad de las carreteras retorcidas que unen las comarcas de Andorra y el Maestrazgo en un atractivo turístico con encanto. El recorrido, de 63 kilómetros, arranca en los páramos de Gargallo –en la foto– y termina en Cantavieja, o a la inversa.
Una incomodidad con encanto. La ruta 'The Silent Route' –ruta silenciosa– quiere convertir la incomodidad de las carreteras retorcidas que unen las comarcas de Andorra y el Maestrazgo en un atractivo turístico con encanto. El recorrido, de 63 kilómetros,
Heraldo

Sesenta y tres kilómetros de conducir por el simple hecho de, sin prisa, descubrir los rincones que recorre la ruta. No importa el destino sino los paisajes, pueblos y lugares que encuentras por el camino. Una filosofía, la del ‘slow driving’ –conducción lenta–, popular en el norte de Europa que poco a poco se va introduciendo en Aragón, un territorio con muchas carreteras propicias a estos recorridos. Las comarcas del Maestrazgo y Andorra-Sierra de Arcos acaban de poner en marcha ‘The Silent Route’, una ruta que las conecta a través de 63 kilómetros de la A-1702. Su serpenteante trazado guía al viajero por los rincones más exquisitos entre la Venta de la Pintada, en Gargallo, y el Puerto de Cuarto Pelado, en Cantavieja.

La ruta forma parte de uno de los siete itinerarios que componen el proyecto ‘Slow Driving Aragón’. Una propuesta que recorre de norte a sur la Comunidad y que está inspirada en la mítica Ruta 66, la Romantische Straße en Alemania, las carreteras turísticas nacionales FV en Noruega o las carreteras históricas de los Alpes.

El proyecto en el que ambas comarcas llevaban trabajando durante más de un año y medio se convierte en un ejemplo de reconversión para transformar la incomodidad y el tedio de las curvas al que muchos vecinos se enfrentan cada día, en una experiencia extraordinaria que roza el tópico literario del ‘Locus amoenus’ –lugar idílico–. Muestra de ello se puede leer en uno de los extractos de la página web en la que describen la manera en la que la carretera discurre como "una vieja arruga por la piel de una tierra marcada por el silencio" y cómo lo que a primera vista parece un "territorio áspero", pronto se muestra al visitante como un "cautivador edén".

Esta "experiencia" pretende atraer a un perfil de turista extranjero como los del Norte de Europa, más acostumbrados a practicar el ‘Slow Driving’. Dentro de un mundo que se mueve a velocidad vertiginosa, entre grandes urbes y transitadas autovías, este concepto gana terreno al apostar por una idea sencilla: disfrutar de la conducción lenta por vías secundarias para, sin prisa, descubrir sus rincones. La A -1702 anima a que el viajero se sumerja entre las "montañas serenas y abruptas crestas" que conforman un recorrido de "indomable belleza que seduce y conmueve". "Lo importante es disfrutar, conducir despacio para sentir la grandeza de los paisajes y emocionarse ante este espectáculo natural", explicó Cristina Mallén, técnico de turismo de la Comarca del Maestrazgo.

En 60 kilómetros la carretera transita por paisajes singulares y contrastes que caracterizan este territorio. Desde las parameras ejulvinas, que abren la ruta desde Gargallo (N-211), hasta los estrechos de Guadalope pasando por Gargallo, Ejulve, Villarluengo, Mezquita de Montoro, Pitarque, Cañada de Benatanduz y Cantavieja. Pero, la ruta panorámica dará también visibilidad a los municipios colindantes. Un asunto que alabó Joaquín Noé, consejero de Turismo de Andorra Sierra de Arcos, que hizo hincapié en que este proyecto dará respuesta a peticiones que los vecinos llevan demandando durante años, como la mejora del firme de algunos puntos, el refuerzo de la señalización y un mayor número de miradores.

Una parte importante del proyecto es su web (thesilentroute.com). En ella se desgrana de manera didáctica lo que el visitante se puede encontrar al atravesar los más de 60 kilómetros de carreteras gracias a la información que se encuentra organizada en cinco bloques diferenciados: ‘Explorar la ruta’, ‘Qué hacer’, ‘Imprescindible’, ‘Una carretera con historia’ y ‘Ahora en ruta’.

El proyecto sale la luz condiciendo con el inicio del verano, una época en la que aumenta el turismo y que servirá de escaparate para las fiestas patronales. Actualmente, las instituciones siguen trabajando en mejorar la señalización y el contenido de la ruta para que cada vez sean más las personas que se sumerjan en la singular belleza de la A-1702.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión