Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

La Fiscalía avisa a tres pueblos de que sus vertederos pueden quemar el bosque

El Ministerio Público pide a los ayuntamientos que pongan medidas para evitar incendios o abrirá diligencias de investigación

Un helicóptero sofoca el incendio iniciado en agosto de 2017 en la escombrera de Bronchales
Un helicóptero sofoca el incendio iniciado en agosto de 2017 en la escombrera de Bronchales
Jorge Escudero

La Fiscalía de Medio Ambiente de Teruel ha advertido a los ayuntamientos de Griegos, Guadalaviar y Bronchales –en la Sierra de Albarracín– de que sus respectivos vertederos no reúnen suficientes medidas de seguridad, lo que podría dar lugar a incendios forestales en una de las zonas de mayor valor natural de la provincia de Teruel.

El Ministerio Público ha solicitado a los tres municipios que neutralicen el riesgo de fuego y de propagación del mismo hacia áreas boscosas próximas que potencialmente presentan estas instalaciones pues, de lo contrario, podría abrir una investigación para dirimir responsabilidades respecto del mal estado de las escombreras.

Según explica el fiscal de Medio Ambiente de Teruel, Jorge Moradell, las medidas de seguridad propuestas por la Fiscalía –a través de los Agentes de Protección de la Naturaleza (APN)– a los ayuntamientos que han sido apercibidos por falta de seguridad en sus vertederos consisten, esencialmente, en limpiar de vegetación un perímetro que impida que las llamas que se inicien en el basurero afecten a la masa forestal en caso de incendio.

Precisamente, en agosto del año pasado, se inició un incendio en la escombrera municipal de Bronchales que arrasó 60 hectáreas de monte, con peligro de que las llamas se adentraran en la densa masa boscosa de la Sierra de Albarracín.

El fiscal ha amonestado también a una empresa particular que tiene en Estercuel un vertedero de neumáticos –en este caso por el riesgo de contaminación ambiental en caso de incendio– y a Endesa por el contacto que existía entre los cables de una línea eléctrica en Monroyo con los árboles, si bien la compañía ya ha resuelto el problema. También se ha dirigido al Ayuntamiento de Alloza para que mejore la barbacoa del parque del Calvario, cuya falta de elementos protectores podría igualmente ocasionar un incendio.

"Las obras son muy costosas para ayuntamientos pequeños"

Jorge Hernández, alcalde de Bronchales –uno de los municipios apercibidos por la Fiscalía de Medio Ambiente por el riesgo potencial de generar un incendio forestal que presenta su escombrera–, manifestó ayer que "no es fácil para los ayuntamientos pequeños hacer obras, porque son muy costosas".

Según dijo, el Consistorio que él preside ya se ha puesto manos a la obra para atender el requerimiento de la Fiscalía. El pasado invierno limpió de maleza un perímetro alrededor del vertedero y ahora se dispone a vallar el basurero.

Hernández destacó que una mayor concienciación de vecinos y visitantes acerca del peligro que entraña arrojar a los vertederos determinados escombros prohibidos, como cristales o metales que acumulan el calor del sol, ayudaría a preservar el monte de ocasionales incendios.

Bronchales, rodeada de frondosos bosques, tiene censados alrededor de 450 habitantes, si bien durante julio y agosto la población se triplica con la llegada de veraneantes procedentes de la vecina Comunidad Valenciana.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión