Despliega el menú
Teruel

Cretas, capital provincial del vino en un fin de semana en el que regresa al Medievo

Más de 60 variedades de dentro y fuera del territorio participaron en una cata para elegir el mejor producto.

Un puesto de quesos artesanos en el casco histórico de Cretas este fin de semana.
Un puesto de quesos artesanos en el casco histórico de Cretas este fin de semana.
Laura Quílez

La localidad de Cretas ha vivido durante todo el fin de semana su Feria del Vino y el Mercado Medieval. Unas citas muy asentadas en el calendario de actividades de la provincia de Teruel y que convierten, por méritos propios, a este municipio de la Comarca del Matarraña en la capital provincial del vino.

Decenas de comerciantes, bodegueros y amantes del vino se han acercado al municipio a disfrutar de las muchas actividades y a probar los distintos caldos que han presentado desde zonas tanto de fuera como de la propia Comunidad Autónoma. La localidad tuvo una gran afluencia de vecinos del Matarraña y de visitantes procedentes de provincias como Zaragoza, Castellón y Tarragona.

Según el alcalde de Cretas, Fernando Campos, el objetivo de estos encuentros es "seguir haciendo de esta cita un referente en Aragón", en la que poner en valor los grandes vinos que se producen en esta tierra y ayudar también a que puedan aumentar su presencia en otros territorios limítrofes.

En esta Feria del Vino, que ya ha alcanzado su XIX edición, han estado presentes un total de 22 expositores, 20 correspondientes a bodegas y dos más de tapas. Entre ellas, participaron ocho bodegas de la Terra Alta, once del Bajo Aragón, de las cuales tres de ellas pertenecían al propio municipio de Cretas, y una de Castellón. En el concurso tomaron parte 66 variedades de vino que optaron a los premios de mejores vinos de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) y de la Feria.

Nuestra Señora del Olivar

Los mejores caldos de este año de la IGP Bajo Aragón han sido, en la categoría de vino tinto joven, el Valssira de la Cooperativa Nuestra Señora del Olivar, de Lécera; como mejor vino blanco joven, El Llenoder de Bodega Crial Lledó; y en la categoría de vino rosado joven, el ganador fue el Belví, de la Cooperativa del Campo San Pedro de Cretas. El mejor vino tinto crianza fue el Valssira 2015, también de la Cooperativa Nuestra Señora del Olivar.

En cuanto a los mejores vinos de la Feria, el ganador en la categoría de tinto joven fue el Valssira de la Cooperativa Nuestra Señora del Olivar, de Lécera. El mejor blanco fue el Primicia, de Celler Batea. Y el seleccionado como vencedor en vinos rosados fue el Vallmajor, también de Celler Batea. Por último, el mejor crianza de la feria fue el Valssira, de nuevo de la Cooperativa de Lécera.

Como cada año, la Feria del Vino eligió a su embajador, que en este 2018 ha sido el vicepresidente de la Diputación Provincial de Teruel, Joaquín Juste. Un reconocimiento que justificaron organizadores y el Ayuntamiento cretense por tratarse de "un gran defensor de los productos agroalimentarios que se producen en el territorio".

Un viaje al Medievo

Todo ello ha estado complementado, a su vez, con la XIV edición del Mercado Medieval, donde pudieron visitarse más de 70 puestos de productos artesanos y talleres de oficios, además de una oferta cultural muy diversa para todos los públicos. Entre otros actos, hubo varias actuaciones musicales, animación y talleres de circo medieval, y hasta una gran cena de hermandad.

La música y los trajes de la época engalanaron durante todo el fin de semana el casco histórico de esta bella localidad. Los escudos heráldicos fueron otros de los grandes protagonistas de la feria, ya que son muchos los cretenses que cada año sacan a relucir en sus balcones y ventanales, algunos de ellos de época gótica y renacentista, grandes banderas con escudos de los apellidos familiares.

Etiquetas
Comentarios