Despliega el menú
Teruel

Bodas y promesas de amor de los otros amantes de Teruel

La ciudad ha sido testigo a lo largo de sus 22 ediciones de numerosas proposiciones de matrimonios, aniversarios y celebraciones de bodas al estilo medieval.

Representación de las Bodas de Isabel de Segura del 2017
Representación de las Bodas de Isabel de Segura del 2017
Antonio García

No es París y tampoco es Praga o Venecia, pero Teruel también sabe de amor. Cada mes de febrero, desde hace ya 21 años, la capital turolense vuelve al siglo XIII para recordar su leyenda más famosa: la trágica historia de Isabel de Segura y Diego de Marcilla, más conocidos como los Amantes de Teruel. Recreaciones históricas, ropajes de la época, buena comida y música en las jaimas son algunos de los atractivos que la ciudad ofrece cada tercer fin de semana de febrero.

Este ambiente medieval, junto al patrimonio mudéjar que caracteriza a Teruel, hacen que la ciudad se convierta en un escenario de declaraciones y actos de amor. Por ejemplo, en esta última edición el londinense Marc Smith vio la mejor oportunidad para pedir matrimonio en plena calle a su pareja: la bilbilitana Lucía Cano. "Nos acercamos a la estatua -de Diego e Isabel- y le pedí a una pareja que nos hiciera una foto. Entonces me arrodillé y se lo pedí”, contaba a HERALDO el futuro marido. ¿La respuesta? Un rotundo sí.

Marc y Lucía no han sido los únicos en prometerse amor eterno (o lo que buenamente dure) bajo la atenta mirada del Torico. Desde la Fundación Bodas de Isabel aseguran que todos los años hay pedidas de mano y "muchas veces más de una” en una misma edición. Otro de los lugares emblemáticos de Teruel que también ha visto decir muchos ‘sí quiero’ es el Mausoleo de los Amantes. "Mucha gente viene al Mausoleo a celebrar sus aniversarios de boda, o las bodas de plata o incluso a hacer pedidas de mano", aseguró en 2014 a Efe la gerente de la Fundación Amantes. Ella lo tiene claro: "Teruel se ve que es la ciudad del amor en el imaginario colectivo".

Pero no solo de proposiciones de matrimonio vive el amor en Teruel. Celebración de aniversarios, sorpresas e incluso bodas reales también tienen cabida entre sus calles. Desde sus inicios, en 1996, las bodas ambientadas en el medievo fueron uno de los principales atractivos. Fue en 1997 cuando la turolense María del Carmen Mor y el valenciano Juan Bautista Segarra vestidos en tonos marfiles, verdes y amarillos dieron el 'sí quiero' e inauguraron una práctica que fue muy común en los años posteriores.

HERALDO también contó cómo en el año 2000 una pareja de Calamocha, Coral Rodilla y José Antonio Fras, recorrieron en comitiva el casco histórico turolense acompañados de pétalos de rosa y vestimenta e instrumentos de la época. Pero sin lugar a dudas una de las bodas más curiosas fue en 2001, cuando los novios, una pareja oscense, compartían nombre con los desdichados Amantes. “Nos gustaría cambiar por un momento el destino de la historia de amor”, declaraba a este medio el futuro marido, Diego Bagües, haciendo referencia al trágico final de sus homónimos.

En 2017, con motivo de la celebración de los 800 Años de los Amantes, volvió a celebrarse una boda medieval como antaño. Esta vez la pareja estuvo formada por Fernando Abad y Pilar Górriz, que contrajeron matrimonio en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Teruel. Lo curioso de esta historia, como cuenta la sociedad municipal Urban Teruel, es que fueron novios cuando estos eran jóvenes, con 19 años él y 17 ella. Tras ocho meses de noviazgo, sus caminos se separaron y cada uno rehízo su vida. Sin embargo, en 2015, ya viudos los dos, Pilar decidió buscar a Fernando por Facebook, momento en el que ambos retomaron la relación.

Medallas y encuentros

En Teruel también hay espacio para las parejas más veteranas y es que como cada año, desde 1972, la ciudad homenajea a todas aquellas parejas que hayan cumplido sus bodas de oro o de plata, e incluso de platino, como ocurrió con una pareja de ancianos de Aguaviva por sus 75 aniversario. La Medalla de los Amantes en esta última edición batió el récord de participación con 79 parejas procedentes de toda la geografía española.

Por otro lado, los solteros también encuentran su hueco en esta celebración: el próximo 8 de junio tendrá lugar un encuentro de solteros lleno de actividades al estilo speed dating (cita rápida). ¿Volverá a Teruel alguno de los participantes la próxima edición de los Amantes para hincar la rodilla y esperar un 'sí' como respuesta? Solo el tiempo lo dirá.

Etiquetas
Comentarios