Despliega el menú
Teruel

La renovación prematura del pavimento de la Perimetral, a concurso por 647.612 euros

Las obras durarán seis semanas y serán compatibles con el tráfico rodado.

El pavimento de la Vía Perimetral presenta un desgaste excesivo para sus diez años de existencia.
El pavimento de la Vía Perimetral presenta un desgaste excesivo para sus diez años de existencia.
Jorge Escudero

El Ayuntamiento de Teruel licita la sustitución de pavimento de la Vía Perimetralpor 647.612 euros y con seis semanas de plazo de ejecución. La renovación del firme responde a la degradación prematura de la calzada –inaugurada en 2008 tras una inversión de 16,5 millones de euros–, debido a la utilización de unos áridos que no han resistido el clima turolense y que, al disgregarse, han provocado la aparición de grietas y síntomas graves de desgaste.

La Perimetral, de 3 kilómetros de trazado principal más tres ramales de acceso a otros tantos barrios, se construyó para aliviar el tráfico del principal eje urbano y mejorar la conexión entre los dos extremos de la ciudad con un recorrido por el borde este del casco urbano. La utilización de una grava que no resiste la dura climatología turolense y que se rompe con la utilización de sal para deshacer el hielo y la nieve ha provocado la «desintegración» del firme, como señala el proyecto de rehabilitación, redactado por Ismael Villalba. Su diagnóstico es que la capa de rodadura «está totalmente agotada».

La ejecución de las obras será compatible con el tráfico rodado, salvo los vehículos pesados, que serán desviados por dentro de la ciudad. Para minimizar la afección a la circulación, se mantendrá siempre operativa una de las dos calzadas de la vía y así se destinará cada uno de sus dos carriles a un sentido de marcha. El proyecto recomienda que una semana antes de empezar las obras se lleve a cabo una campaña informativa para la ciudadanía.

La intervención arrancará con el fresado del pavimento actual hasta una profundidad de 5,5 centímetros para su reposición con material más adecuado. El proyecto señala que «la capa superior del firme está en un proceso de desintegración por la naturaleza del árido y es necesaria su reparación para evitar que este deterioro vaya a más». El autor considera que la sustitución se debe llevar a cabo «a la mayor brevedad».

Igual que en la A-23

La situación de la Vía Perimetral reproduce la que ya se dio en la A-23, donde se utilizaron áridos procedentes de la misma cantera. Al evaluar la situación y las soluciones para la calle de la capital se recurre, de hecho, a los estudios realizados para reparar la autovía.

El concejal delegado de Infraestructuras, Juan Carlos Cruzado, ha explicado que, en su momento, la grava empleada para construir la A-23 y la Vía Perimetral cumplía los requisitos legales, pero actualmente, y tras la revisión de las características exigidas por la normativa, no se puede utilizar. La cantera, situada en la comarca de Gúdar-Javalambre, ha quedado abandonada.

La financiación de la rehabilitación correrá a cargo de fondos municipales. La alcaldesa, Emma Buj, señaló recientemente que solo ha sido posible afrontar la obra con cargo a créditos contraídos por el Ayuntamiento tras el saneamiento de las arcas municipales. La elevada deuda del Consistorio le imposibilitaba el recurso a préstamos hasta hace tres años.

Además de la sustitución de pavimento, el proyecto incluye la construcción de un nuevo paso sobreelevado para peatones cerca del enlace al barrio del Arrabal con el objeto de facilitar el acceso a la zona verde de Las Arcillas. También se procederá a la limpieza de cunetas y a la reparación de aceras, se limpiarán los sumideros y se repondrán las acacias secas.

La ejecución de la circunvalación estuvo rodeada de polémica por el encarecimiento y las complicaciones técnicas derivadas de la ampliación de una calzada de dos carriles, prevista inicialmente, a los cuatro finales. El Ayuntamiento reconoce que una década después de su estreno el nivel de uso no alcanza los volúmenes previstos.

Etiquetas
Comentarios