Despliega el menú
Teruel

Teruel se abastece solo con pozos para ensayar una alternativa al Arquillo, agotado por la sequía

La prueba durará diez días y la empresa gestora del abastecimiento señala que la calidad del agua es muy buena.

El pantano del Arquillo está en sus niveles más bajos desde 1995.
El pantano del Arquillo está en sus niveles más bajos desde 1995.
Javier Escriche

La ciudad de Teruel se abastece desde este miércoles al 100% con agua de pozos y seguirá así durante una semana o diez días. La medida supone un ensayo del suministro alternativo al pantano del Arquillo, la principal fuente de abastecimiento urbano, ante la posibilidad de que se agote en los próximos meses debido a la fuerte sequía, que ha reducido sus reservas a solo el 14,5%.

La empresa encargada del servicio de agua potable, Aguas de Teruel, ha cerrado el paso del agua del embalse a la red de distribución y, al mismo tiempo, conectó el pozo de San Blas que permanecía fuera de servicio para compensar. De este modo, la capital beberá durante los próximos días agua de las perforaciones de San Blas y Caudé.

El director técnico de Aguas de Teruel, Jesús Cachaza, ha explicado que la calidad del suministro no se verá afectada por el cambio de captación. Añadió que el agua de los pozos de San Blas es "muy buena, una de las mejores de la provincia". Durante la primera jornada de prueba, solo se registró una avería. Un dispositivo para evitar la acumulación de aire en las tuberías presentaba una fuga que será reparada hoy.

Uno de los dos sondeos de San Blas, situado junto a la carretera que comunica este barrio con la pedanía de El Campillo, se ha puesto en marcha para abastecer el polígono industrial y Platea así como las zonas bajas de la ciudad. El pozo existente junto a la carretera que conduce al Centro Público Integrado de Formación Profesional, que ya aportaba suministro desde hace meses debido a la progresiva reducción de la contribución del Arquillo, se distribuirá por el resto de la capital.

Cachaza ha explicado que el periodo de abastecimiento integral desde los pozos oscilará entre 7 y 10 días porque dejar las conducciones procedentes del Arquillo sin circulación de agua durante más tiempo las expone a reventones por heladas.

El ensayo prevé confirmar que "todo va bien" en el plan B de suministro antes de que el descenso del pantano obligue a descartarlo como fuente de suministro. Una vez realizada la prueba se volverá a la situación anterior, con un 50% de agua procedente del embalse y otro tanto de pozos. La prueba permitirá evaluar también el potencial del acuífero de San Blas.

El director técnico de Aguas de Teruel ha señalado que, tras el test de los pozos, el Arquillo seguirá aportando agua a la ciudad hasta quedarse con 1,5 hectómetros cúbicos, lo que podría suceder en cinco meses si no llueve. A partir de este volumen, la bomba que eleva agua para la ciudad quedará al descubierto y no funcionará. Además, la calidad, que ahora es "perfecta", podría bajar.

Paralelamente, el Ayuntamiento, que busca fuentes alternativas de abastecimiento en otros acuíferos, solicitó ayer por escrito a la Diputación Provincial (DPT) la colaboración de su Gabinete Geológico para encontrar el mejor emplazamiento para los 5 sondeos de investigación previstos y dirigir obras. El concejal de Medio Ambiente, Julio Esteban, ha destacado la disponibilidad de la DPT a colaborar en la localización de abastecimientos complementarios.

El peor indicador de sequía

El caudal de entrada al Arquillo presenta el peor indicador de sequía de toda la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), con un nivel rojo que corresponde a una situación de "emergencia".

El informe de sequía del pasado mes de diciembre, que evalúa la situación de 34 puntos repartidos por toda la CHJ, revela que los tres referentes de la provincia de Teruel –caudal del Guadalaviar al llegar al Arquillo, volumen de agua embalsada y caudal del Alfambra en Villalba Alta– están en nivel "emergencia".

La peor parte se la lleva la entrada de agua al pantano que abastece a Teruel, con una puntuación de 0,03 –0 es el mínimo y 1 el máximo–, la más baja de los 34 puntos de seguimiento. Tres de los siete indicadores de "emergencia" de la CHJ están en la provincia.

Etiquetas
Comentarios