Teruel
Suscríbete por 1€

Cuatro mil personas recorren Andorra en un estremecedor silencio por las víctimas

Unas cuatro personas se reunen en la plaza del Regallo para denunciar la falta de información a la población tras el primer tiroteo protagonizado por el pistolero.

Los manifestantes recorrieron las calles de Andorra con las linternas de los teléfonos encendidas.
Cuatro mil personas recorren Andorra en un estremecedor silencio por las víctimas
Efe/j. C.

Unas cuatro mil personas marcharon este sábado por las calles de Andorra en lo que en un principio se concibió como una concentración pero que, en vista de la enorme respuesta social, se decidió convertir en una marcha. Los participantes pidieron justicia por los asesinatos de un vecino, José Luis Iranzo, y dos guardias civiles, Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero, cometidos por el pistolero serbio Norbert Feher el pasado 14 de diciembre. Y lo hicieron desde el más profundo respeto.

A las seis de la tarde la plaza del Regallo se convirtió en un hervidero. Gentes de todos los pueblos de los alrededores acudieron al llamamiento de los amigos de Iranzo. Las palabras no fueron necesarias porque los rostros lo decían todo. Unos, desencajados al poco de comenzar a caminar. Otros, aguantando el tipo. Entre los congregados, varios familiares del ganadero andorrano asesinado que caminaron arropados por su gente.

Juntos avanzaron en un breve recorrido, el justo para pasar por delante de la casa de los Iranzo. Silencio. Profundo y respetuoso silencio solo roto por los aplausos que arroparon a José, el padre de José Luis, que sacó fuerzas de flaqueza para salir a la puerta. Lanzó un agradecimiento sincero, que repitió para los numerosos medios de comunicación. Reiteró el mensaje. "Gracias a las gentes de bien de este pueblo, esta comarca, de Aragón y de toda España, podemos subsistir", dijo y siguió. "A mi hijo me lo han matado vilmente y solo espero que se haga justicia".

De nuevo silencio hasta la plaza del Regallo donde hubo 10 minutos de espera hasta que todo el mundo pudo acceder al punto más cercano desde la calle. La vista desde la plaza solo acertaba a ver miles de cabezas que seguían tratando de entrar. Una vez hecha la espera, desde un balcón se leyó el manifiesto en las voces de los amigos de Iranzo.

Hubo recuerdo para las tres víctimas pero también para Manuel Marcuello y Manuel Andreu, los dos heridos en Albalate en la noche del 5 de diciembre. "Dos personas igualmente inocentes que, aunque lograron salvar la vida, sufrieron en sus propias carnes la sinrazón de este asesino", dijeron. "Además de recordar a José Luis, Víctor y Víctor Jesús, decidimos lanzar esta convocatoria para expresar de nuevo nuestro profundo malestar", añadieron.

Tras la lectura de las palabras que prepararon los amigos del ganadero andorrano se produjo el momento al que invitaron en la convocatoria. "Queremos que sea una concentración que ilumine nuestra tierra, ayúdanos a que a las 18.00 vuelva a salir el sol". Lo pidieron y se produjo con las linternas de miles de móviles mientras sonó ‘November rain’ de Guns N’Roses, canción a la que tomó el testigo la grabación del Pastor de Andorra, el abuelo de José Luis, entonando ‘Palomica’ a través de los altavoces. Un momento que apretó el nudo de las gargantas.

"No pedimos la luna. Solo queremos saber cómo se actuó entre el 5 y el 14, qué dispositivos hubo y no solo nosotros, miles de personas nos empujan y nos arropan". Son las palabras de Nacho, uno de los amigos de Iranzo al final de la marcha. La convocatoria, además de recordar a las víctimas, sirvió para reclamar justicia y que se aclare lo que sucedió entre ambos tiroteos. "Solicitaremos una reunión con el delegado y el subdelegado del Gobierno para pedir explicaciones y los informes pertinentes para valorar los pasos a seguir", dijo la alcaldesa de Andorra, Sofía Ciércoles. No obstante, aseguró que se dará un tiempo de respiro a las familias antes de tomar ninguna decisión.

Respecto a la llegada de más efectivos, recordó que es una reclamación que se ha hecho por activa y por pasiva. "Espero que no aguarden a que haya más muertes, deben darse cuenta de nuestra realidad y del desamparo del medio rural", añadió. El alcalde de Albalate, Antonio del Río, participó en la marcha en calidad de vecino, aunque afirmó que como ayuntamiento harán "lo que se precise desde Andorra". Para el territorio deseó tranquilidad tras días de mucha incertidumbre y zozobra. "La Guardia Civil de la zona ha estado encima haciendo su trabajo. La pregunta del millón es si eso fue suficiente", contó.

José Manuel Penella, secretario de UAGA, sindicato que se presentará como acusación popular, anunció que el viernes presentaron en la Delegación del Gobierno una solicitud para que se realice una investigación oficial. El fin es que se conozca qué pasó antes de pedir responsabilidades. "Las pediremos pero sabiendo los movimientos y si hubo negligencia como sospechamos". Defendió a la Guardia Civil, que "obedece y acata órdenes". Reiteró que según pasan los días, se demuestra que no se hizo suficiente.

Acotó el intervalo de las dudas entre el 5 y el 11, cuando hubo varias advertencias y llamadas de preocupación. "Coincidiendo con el puente creemos que no se hizo lo que se debía. Solo lo creemos y por eso queremos información", aseguró y recordó que nadie informó del peligro. "El cuidado y las alarmas se las ponían entre los agricultores por los comentarios pero nadie les avisó de nada", concluyó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión