Teruel

El comerciante de Fuentes Claras recibió una brutal paliza que le partió la base del cráneo

Los ladrones inmovilizaron a Luis Esteban, que no pudo defenderse y agonizó en soledad durante media hora.

El Fatmi Chafnaje y Rachid Lioumouri, los dos acusados
El Fatmi Chafnaje y Rachid Lioumouri, los dos acusados que están siendo juzgados en Teruel por un Jurado Popular por el crimen de Fuentes Claras
Jorge Escudero

Una brutal paliza, a puñetazos o contra el suelo, que le fracturó la base del cráneo y le provocó una muerte no instantánea. Esto es lo que recibió el comerciante de Fuentes Claras Luis Esteban cuando, sobre las 2.00 del 22 de febrero de 2015, regresó a casa tras haber salido de fiesta con dos amigos y se encontró en el patio con los ladrones que habían ido a robarle la caja fuerte con sus ahorros.

La enorme y reiterada violencia de la que fue víctima Esteban ha sido descrita este miércoles con toda su crudeza, en el juicio que se sigue por estos hechos, por las dos forenses que realizaron la autopsia. Los ladrones, un mínimo de dos, propinaron al comerciante no menos de 4 o 5 golpes, todos en la cara y en la cabeza, hasta producirle una congestión cerebral que rara vez habían visto ambas profesionales en otros fallecidos por agresión.

El primer golpe, nada más abrir la puerta de casa, lo recibió en la nariz, quedando aturdido por el dolor y permitiendo a sus agresores atarle manos y pies con el propio cinturón de la víctima y con trapos hallados en la vivienda. Indefenso, Esteban siguió recibiendo puñetazos con el objetivo de que dijera la combinación de la caja fuerte, algo que no ocurrió. Si alguien hubiera llamado a un médico, el herido hubiera tenido posibilidad de sobrevivir, pero no fue así y Esteban agonizó solo en su casa durante media hora, pues se calcula que los ladrones se marcharon con el botín sobre las 2.30 y la muerte ocurrió a las 3.00.

Tras este relato y el testimonio de dos peritos que afirmaron que la llave inglesa hallada en el trastero de Rachid Lioumouri –uno de los dos hombres que se sienta en el banquillo de los acusados– fue la utilizada para forzar, aunque sin éxito, la puerta de la vivienda de Esteban, cada una de las partes personadas en el juicio expresó ayer su parecer al Jurado Popular pidiéndole que apoye su tesis, algo que se sabrá en las próximas horas.

Culpables o inocentes

El fiscal pide para Rachid Lioumouri y El Fatmi Chafnaje –el otro procesado– 22 años de prisión como responsables del homicidio y robo con violencia de Esteban y de su pertenencia a un grupo criminal que habría planeado quedarse con la caja fuerte varios meses atrás. Admite el fiscal que no está claro que Rachid y El Fatmi –vecino del fallecido y esposo de su empleada doméstica– entraran en la casa y que ambos estarían fuera vigilando mientras los presuntos autores materiales del homicidio, Fadil El Hasnaoui y Mohamed Cherkaoui –ambos huidos– golpeaban a Esteban y le robaban. Sin embargo, igual los considera culpables «por no hacer nada para evitar la muerte del comerciante, siendo conscientes de que podría estar ocurriendo».

"Amén", dijo el letrado de la acusación particular, Clemente Peribáñez, tras escuchar el informe del fiscal, expresando su coincidencia con él. No obstante, esta parte, que representa a la hermana del fallecido, habla de asesinato y pide para cada uno de los acusados 32 años de cárcel. A su juicio, el encuentro de los 4 investigados la noche de autos en Fuentes Claras no fue casual –contrariamente a lo que declaró El Fatmi– pues en septiembre, y luego el 7 de febrero, Fadil y Rachid ya habían estado en el pueblo hablando con el marido de la asistenta, quien habría aportado a la trama información sobre la caja fuerte. Los autores materiales del crimen habrían matado a su víctima para que esta no abortara el robo, sin que El Fatmi y Rachid hubieran prevenido a Esteban.

Para la abogada de El Fatmi, María Jesús Azuara, no existen pruebas objetivas que incriminen a su cliente y pide que sea absuelto de acuerdo a la presunción de inocencia. Defiende que El Fatmi solo salió de su casa la noche de autos para saludar a sus compatriotas –todos son de origen marroquí–, a los que les unía su relación con la compra-venta de chatarra. Agregó que tras los hechos se fue a Marruecos, pero volvió, prueba de que no tenía nada de qué huir.

La abogada de Rachid, Ana Herrando, sostiene que tras dos años de investigación no ha podido determinarse la participación de su cliente, pues las huellas de calzado halladas en la casa de Esteban no eran suyas. Reitera que Rachid condujo hasta Fuentes Claras el coche en el que iban los supuestos autores del crimen pensando que estos iban a robar hachís a una casa vacía. «Él no sabía nada», ha dicho.

Últimas palabras

El Fatmi Chafnaje. El esposo de la asistenta de Luis Esteban dijo ayer, al término del juicio, "lamentar mucho" la muerte de su vecino y afirmó haber sido víctima "de una trampa". "Estoy viviendo una tragedia, pagando las consecuencias de unos hechos desgraciados ajenos a mi persona", fueron sus últimas palabras tras la vista oral y antes de conocerse el veredicto del Jurado.

Rachid Lioumouri. Quien condujera en coche desde Zaragoza a Fuentes Claras a los autores de la muerte de Esteban dijo no haber hecho "nunca" mal a nadie ni haber mentido. "Yo me he pasado la vida trabajando con la chatarra, nunca he estado en el paro y me duele muchísimo lo ocurrido". "Nunca hice daño a nadie; no sabía donde vivía Luis Esteban y ni siquiera le conocía", reiteró.

Etiquetas
Comentarios