Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Teruel activa la prealerta del Plan de Emergencia por la sequía

Se contempla cerrar el agua de las fuentes municipales y estudiar en qué parques y jardines es posible prescindir o reducir al mínimo el riego.

El pantano del Arquillo en niveles muy bajos de agua, en octubre de 2017
La Confederación del Júcar restringe el uso de agua del Arquillo para abastecer a la ciudad
Jorge Escudero

El Ayuntamiento de Teruel ha activado la fase de prealerta del Plan de Emergencia por la sequía que incidirá en la sensibilización para un consumo responsable de agua y algunas restricciones, aunque la alcaldesa, Emma Buj, ha asegurado que el agua de boca está garantizada.

Así lo ha explicado a los medios de comunicación después de la reunión de la Junta de Gobierno en la que la primer edil ha informado a los distintos grupos políticos de la situación de sequía de la ciudad, después de que el pasado viernes se reunieran técnicos municipales con responsables de la Confederación Hidrográfica del Júcar.

La activación de la fase de prealerta, ha explicado la alcaldesa, supone realizar campañas de sensibilización para un consumo responsable de agua, que el Ayuntamiento, ha recordado, ya realizó el pasado verano.

Contempla además cerrar el agua de las fuentes municipales, algo que en la ciudad se suele realizar en noviembre por cuestiones climatológicas, según ha recordado. Y por último estudiar en qué parques y jardines es posible prescindir o reducir al mínimo el riego.

"No hay ningún problema de abastecimiento de agua para ningún uso"

De todos estos detalles ha informado la alcaldesa a los grupos políticos en la Junta, pero ha convocado una comisión extraordinaria de infraestructuras para el próximo miércoles en la que el Ayuntamiento ofrecerá toda la información a los representantes políticos.

No obstante, Buj ha llamado a la calma: "En estos momentos no hay ningún problema de abastecimiento de agua para ningún uso". Ha recordado que la ciudad de Teruel se abastece de agua del pantano de San Blas, que ahora rebajará su aportación al 70% porque se encuentra apenas al 18% de su capacidad, pero también de los pozos de Caudé y los pozos de San Blas. Estos últimos, ha dicho, no se utilizan de forma permanente y son los que, en el peor de los casos de que no lloviera este otoño e invierno, permitirían asegurar el abastecimiento para el próximo verano.

La alcaldesa ha recordado además que el de San Blas es un "pantano de laminación", así que "a poco que lloviera se recuperaría" y en ello ha confiado. "Si no fuera así, el verano que viene tendríamos que tomar medidas más restrictivas", ha apuntado.

Buj ha reconocido que Teruel vive "una situación que no se ha dado en los últimos 20 años" sobre sequía, pero ha apelado a la "tranquilidad", y ha recordado que se realizará un seguimiento mensual de la situación mediante la comisión de sequía, en la que se reúnen los técnicos.

Sobre los consejos para ahorrar en el consumo de agua, además de cerrar los grifos cuando no se utilicen, la alcaldesa ha recomendado que no se vacíen las piscinas y que se mantenga el agua con los productos químicos necesarios, ante la duda de si el próximo año se autorizará o no el llenado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión