Despliega el menú
Teruel

El Gobierno central destinará 100.000 euros a restaurar la muralla de Mirambel

Encarga el proyecto para reconstruir la fortificación que se derrumbó en 2015.

La muralla, derrumbada sobre un paso de acceso a fincas.
El Gobierno central destinará 100.000 euros a restaurar la muralla de Mirambel
heraldo

El Ministerio de Cultura invertirá 100.000 euros en la restauración del tramo de la muralla de Mirambel que se derrumbó en la primavera de 2015 como consecuencia de un fuerte temporal de lluvias. El proyecto de reconstrucción acaba de ser encargado con un plazo de redacción de cuatro meses.

La actuación incluirá la recuperación de los materiales derrumbados para su reutilización, la eliminación de las humedades que han aparecido en la fortificación y la retirada de la vegetación que crece sobre el monumento, así como la consolidación del muro y el sellado de las fisuras que puedan existir.

El arquitecto redactor, Álvaro Sánchez, explicó que también está prevista una actuación en una de las puertas del muro defensivo que presenta "pérdidas de materiales" y grietas. La redacción del proyecto costará 11.431 euros, un precio sensiblemente inferior al de licitación, 17.157 euros.

La muralla de Mirambel está catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2006. El conjunto del casco urbano también dispone de esta condición desde 1980. En 1981, la recuperación del pueblo recibió el premio Europa Nostra, que fue entregado en 1983 por la reina Sofía en un viaje a la localidad.

La alcaldesa, Carmen Soler, explicó que la muralla y el castillo son propiedad del Ministerio de Cultura por lo que, cuando se produjo el derrumbamiento, el Ayuntamiento redactó un informe sobre lo sucedido y lo trasladó al Gobierno central para que actuara.

Soler explicó que la muralla se derrumbó sobre el pasillo que rodea la propia fortificación, lo que además de deteriorar el monumento, complica el acceso a algunos huertos y fincas particulares cercanos. La alcaldesa reclamó la restauración con urgencia porque, en caso de que se produzcan de nuevo lluvias, existe el peligro de que los paños contiguos al tramo hundido se puedan venir abajo también.

"Los lienzos pegados a la zona derrumbada están también mal y corren peligro de caerse si no se actúa pronto", concluyó. El tramo hundido se sitúa al sureste del recinto amurallado, en la zona baja del casco urbano.

Etiquetas
Comentarios