Despliega el menú
Teruel

Un incendio iniciado en una escombrera arrasa 60 hectáreas de monte en Bronchales

En el operativo participaron cuatro helicópteros, tres aviones y siete cuadrillas de extinción.

Operarios contraincendios cortan el paso al fuego mientras un helicóptero ataca las llamas.
Un incendio iniciado en una escombrera arrasa 60 hectáreas de monte en Bronchales
J. Escudero

Un incendio originado en la escombrera municipal del Bronchales desató ayer la alarma entre los vecinos de la comarca y en los servicios de extinción del Gobierno aragonés ante el peligro de que las llamas se adentrarán en la densa masa boscosa de la sierra de Albarracín. Las llamas quedaron estabilizadas a las 17.45 gracias a la intervención de un centenar de operarios y al despliegue cuatro helicópteros y tres aviones, tras arrasar 60 hectáreas entre monte bajo y cultivos.

El fuego se inició a media mañana por razones desconocidas en un depósito de escombros contiguo al Punto Limpio de Bronchales. El Departamento de Desarrollo Rural desplegó de inmediato un amplio operativo de extinción formado por dos cuadrillas contraincendios helitransportadas y otras tres terrestres. El Gobierno aragonés atacó el fuego con dos helicópteros y desplazó una tercera aeronave para la dirección de la operación. También actuaron la Brigada de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF) de Daroca con un helicóptero y ocho bomberos del parque de Teruel equipados con dos vehículos, una motobomba y un camión-nodriza.

Video:Medios areos recogen agua para apagar el incendio

Ante la progresión de las llamas, se incorporaron al dispositivo dos retenes contraincendios procedentes de la vecina provincia de Guadalajara y tres aviones del Ministerio de Agricultura con base en Manises (Valencia) –dos de carga en tierra y otro de coordinación–. Hasta el lugar se desplazaron el vehículo de extinción de la Diputación Provincial con base en Orihuela del Tremedal y una motobomba del Ayuntamiento de esta localidad, así como guardias civiles y voluntarios de Bronchales y Orihuela.

La prioridad de la intervención fue evitar que las llamas penetraran, empujadas por el viento, en los bosques cercanos a la escombrera. Afortunadamente, el aire sopló en la dirección contraria, alejó el fuego del pinar y lo empujó hacia una zona de cultivos de cereal cosechado donde fue más fácil detener su avance. La vigilancia se mantuvo toda la noche.

Tres cuadrillas terrestres y bomberos de Teruel equipados con dos autobombas permanecieron en el lugar del incendio tras su estabilización. La tormenta que descargó por la tarde en la zona contribuyó a apagar los últimos rescoldos.

El alcalde de Bronchales, Jorge Hernández, se felicitó por la ágil respuesta de los medios contraincendios, aunque reconoció que se enfrentó "a una de las peores situaciones" en las que se puede encontrar al frente del Ayuntamiento. El presidente de la Comarca de la Sierra de Albarracín, Pascual Jiménez, afirmó que el balance puede calificarse de "susto", porque "si el viento hubiera soplado al revés –en dirección al bosque–, hubiera sido un desastre para toda la sierra".

Para cortar el paso de las llamas, las cuadrillas forestales talaron árboles y arbustos con el objetivo de perimetrar el incendio. En los trabajos de contención, se utilizaron también un buldózer y una retroexcavadora que abrieron cortafuegos.

Jiménez destacó el rápido despliegue de medios aéreos, que consideró clave para la extinción. "Tres helicópteros han arrojado agua de forma continuada. Sin ellos, las llamas hubieran llegado al monte, seguro". La alcaldesa de Orihuela del Tremedal, Rosa María Sánchez, reconoció haber pasado "muchos nervios" ante el avance del fuego, que se quedó finalmente a solo 500 metros del término municipal de Orihuela.

Etiquetas
Comentarios