Despliega el menú
Teruel

Galve construye una nueva aula en su escuela para dar cabida al incremento de los alumnos

La ampliación no estará terminada para el inicio escolar pero sí para finales de septiembre. Desde hace seis años se impartían algunas clases en un espacio cedido por el Ayuntamiento.

El alcalde, José Sangüesa, delante del edificio destinado a la ampliación del colegio.
El alcalde, José Sangüesa, delante del edificio destinado a la ampliación del colegio.
Jorge Escudero

Las obras de ampliación de la escuela de Galve para dar cabida al aumento de los niños en edad escolar están ya en marcha. Se trata de un caso singular en la provincia, donde es frecuente el cierre de colegios por falta de alumnos. A finales de julio, se firmó un convenio entre la Diputación Provincial de Teruel y la Consejería de Educación del Gobierno de Aragón por el cual se dotaba al municipio turolense de una subvención de 40.000 euros para la creación de una nueva aula destinada a educación infantil. "Las obras van con retraso debido a la demora en la firma del acuerdo para su realización", explicaba el alcalde, José Sangüesa. El edil también afirmaba que, pese a este retraso, el aula estará en funcionamiento durante el próximo año académico. "Para el inicio de las clases no estará lista, pero sí para finales de septiembre", exponía.

Debido a la falta de espacio en el edificio escolar, los alumnos llevaban seis años recibiendo las clases en una sala habilitada dentro del propio Ayuntamiento. "Las obras eran necesarias porque los niños para recibir determinadas asignaturas se tenían que cambiar de instalaciones cruzando la carretera principal", comentaba Sangüesa. Este cambio de ubicación no solo suponía problemas por el traslado de los menores, sino también porque en la casa consistorial se realizaban otras actividades administrativas y médicas.

La ampliación del colegio ha sido una demanda constante de la localidad. Se solicitó por primera vez hace cinco años pero fue denegada al subir el ratio de alumnos a 29. Este cambio legislativo también influyó en la plantilla docente. En la actualidad, el centro cuenta con dos profesores a tiempo completo y otro de desdoble. Tres maestros para atender a los 22 alumnos inscritos de cara al próximo curso, un número de estudiantes menor al del año anterior, en el que la escuela contaba con un total de 25. Este descenso se debe a que tres de ellos se trasladarán a la capital turolense para cursar los estudios de Secundaria.

Un ‘boom’ de natalidad

En los últimos años, el número de nacimientos en el pueblo turolense ha aumentado considerablemente. Hace 25 años, el pueblo tenía una tasa de natalidad muy baja. "Hubo que traer a una familia para evitar que se cerrase el colegio", contaba el edil. Una situación muy diferente a la actual. El pueblo tiene una población total de 167 habitantes de los cuales más de una veintena son niños, muchos de ellos de Infantil y Primaria, por lo que el centro no tiene prevista ninguna baja hasta dentro de cuatro años, cuando algunos comiencen a ir al instituto.

Este aumento de la población infantil se debe al establecimiento de parejas jóvenes en el pueblo. "No es que haya venido más gente a vivir al municipio, sino que la generación joven se ha quedado, ha buscado trabajo en esta zona y ha creado su propia familia", declaraba el alcalde. Para ello, los vecinos han explotado las oportunidades laborales que ofrece la zona, como la industria agrícola-ganadera, el turismo gastronómico y el paleontológico.

Etiquetas
Comentarios