Despliega el menú
Teruel

La historia de la carta de amor que voló 850 kilómetros y aterrizó en Teruel

La tarjeta de boda de unos enamorados franceses cruzó la frontera en globo y apareció en un campo de la localidad de Bello.

La carta de amor que llegó a Bello tras recorrer 850 kilómetros.
La carta de amor que llegó a Bello tras recorrer 850 kilómetros.
M. N. C.

"Como sacada del guión de una película romántica". Así definen los amigos de María Nieves Calle, una vecina de la localidad turolense de Bello, la llegada de la misiva que el pasado domingo aterrizó en su campo tras recorrer 850 kilómetros suspendida por dos globos de helio.

Cuando su marido iba a iniciar la cosecha, aparecieron enganchados a su remolque dos globos unidos a una pequeña tarjeta. En la carta, escrita en francés y lanzada al aire el día 1 de julio, una pareja celebraba su amor en el día de su enlace. "Para ti y para mí fue una hermosa boda. Y para el globo un gran viaje, con el fin de extender este día tan importante, nos puede enviar un mensaje”, rezaba la misiva. "Lo primero que pensé es que se trataba de una broma y que alguien lo había dejado ahí", explica María Nieves sobre el momento del descubrimiento.

Junto al nombre de los dueños de la tarjeta, la pareja de recién casados formada por William Pillaud y Maeva, aparecía el de una localidad francesa, Saint Jean de Beugné, que María Nieves no dudó en localizar a través de internet. Este pequeño pueblo galo está situado a 430 kilómetros al suroeste de París y a unos 850 kilómetros del municipio turolense. "Me parece increíble que haya llegado tan lejos", indica.

"Me haría ilusión ponerme en contacto con ellos y conocer la historia de esta tarjeta", explica su descubridora, quien ha tratado de comunicarse con el matrimonio a través de las redes sociales. En Facebook descubrió al que podría ser el recién estrenado marido, en cuya fotografía de perfil aparece junto a una mujer en el día de su boda, la misma fecha impresa en la tarjeta. "Todavía no he sabido nada de ellos, no sé si estarán de luna de miel", comenta María Nieves.

Desde el hallazgo de la tarjeta, María Nieves ha fantaseado con la posibilidad de hermanar el pequeño municipio turolense en el que vive, Bello, con la población francesa desde la que fue lanzada al viento la carta de amor. "Sería una buena forma de dar a conocer a nuestro pueblo", comenta, aunque entiende que "eso depende de los ayuntamientos".

"A todo el mundo le ha parecido una historia bonita y quiero saber más", apunta sobre el origen de su curiosidad e interés por este matrimonio francés, a quienes les desea un buen futuro tras su enlace.

Etiquetas
Comentarios