Despliega el menú
Teruel

Una nueva investigación sitúa a los dinosaurios gigantes de la provincia en el Jurásico superior

Un mapa geológico de la zona de Villar del Arzobispo revisa la datación de los yacimientos paleontológicos.

Ecosistemas de los dinosaurios jurásicos.
Ecosistemas de los dinosaurios jurásicos.
Campos y colaboradores

Los dinosaurios gigantes, cuyos fósiles han sido localizados a lo largo de los años en diferentes yacimientos de la provincia de Teruel, vivieron en amplias llanuras costeras y aluviales (suelo de origen fluvial) en el Jurásico superior. Es la principal conclusión de un trabajo de investigación, realizado por un equipo multidisciplinar de geólogos y paleontólogos de diversas instituciones, entre ellas, la Fundación Dinópolis.

El estudio, que ha sido recientemente publicado en una revista especializada, revisa la datación de algunos de los más importantes yacimientos ubicados en la formación geológica denominada Villar del Arzobispo, una extensa área que abarca entre otros municipios, Cedrillas, Formiche Alto, El Castellar, Cabra de Mora, Mora de Rubielos y Valbona. Es el espacio en el que se concentran la mayor parte de las excavaciones paleontológicas realizadas en los últimos años por la Fundación Dinópolis y uno de los que contiene más abundantes huesos y huellas de saurópodos, estegosaurios, ornitópodos y terópodos.

Los trabajos exhaustivos, llevados a cabo por los investigadores durante los últimos cuatro años, tanto desde el aspecto cartográfico como estratigráfico, han permitido, según señaló el paleontólogo de Dinópolis Alberto Cobos, datar por primera vez "de forma categórica" la formación de Villar del Arzobispo y remontar los grandes dinosaurios a una antigüedad de entre 154 y 145 millones de años. "Hasta ahora –explicaba el científico– no estaba claro y se situaban en el tránsito entre el Jurásico y el Cretácico, más de veinte millones de años más jóvenes que lo que hemos visto".

Aunque el estudio se ha ceñido al área de Villar del Arzobispo, Cobos sostiene que las conclusiones se podrían extrapolar a otras zonas de similares características geológicas de la provincia.

Fósiles guía

Para poder determinar esta teoría, los investigadores se han basado en los datos extraídos con objeto de confeccionar un nuevo y detallado mapa geológico de la zona, el primero realizado tras un paréntesis de treinta años. Para ello, se han efectuado análisis estratigráficos, sedimentológicos y micropaleontológicos. Precisamente, estos últimos han sido decisivos, según apuntaba Alberto Cobos. "Los microinvertebrados marinos son los fósiles guía que nos permiten una datación más contundente", aclaraba el paleontólogo. "Otras veces se ha intentado con polen u otros elementos para conocer la antigüedad de los restos óseos, pero no ofrecen resultados tan exactos", añadió.

El nuevo mapa abarca un área de más de 200 kilómetros cuadrados, en la que se han ubicado más de 40 yacimientos paleontológicos. Se han estudiado pormenorizadamente cuatro secciones estratigráficas en Cedrillas, El Castellar, Formiche Alto y Mora de Rubielos, que, según asegura Cobos, "comprenden un registro de 2.780 metros de rocas sedimentarias. "El mapa es muy completo en cuanto al grado de minuciosidad –subrayaba Cobos–, ya que se han recolectado más de 300 muestras de las citadas rocas para realizar estudios microscópicos detallados".

A su juicio, el estudio, que forma parte de una tesis doctoral, avala la semejanza existente entre los fósiles de grandes dinosaurios turolenses y otros del Jurásico superior encontrados en Portugal o EE. UU.

Los análisis sedimentológicos reflejan, según hacen constar los paleontólogos, la gran diversidad de ambientes que existieron en esa era prehistórica en buena parte de lo que hoy es la provincia de Teruel. Fueron hábitats diferentes y adecuados "para el desarrollo de los ecosistemas de vertebrados y para la conservación de sus fósiles". Según especifican los investigadores, "la mayor abundancia, diversidad y grado de conservación de las huellas y huesos de dinosaurios se produjo en los sedimentos depositados en amplias llanuras aluviales y costeras del Jurásico superior".

Además de los paleontólogos de Dinópolis, en el trabajo han participado investigadores de universidades de Madrid, Barcelona, Oviedo y Göttingen (Alemania).

Etiquetas
Comentarios