Despliega el menú
Teruel

Beceite pone en marcha el control de acceso a la Pesquera y el Parrizal para evitar su saturación

Los conductores que quieran acceder a ambos parajes durante el verano deberán abonar 8 euros.

Puesto de control de acceso instalado a la entrada a la zona de baño de la Pesquera.
Beceite pone en marcha el control de acceso a la Pesquera y el Parrizal para evitar su saturación
Javier De Luna

La campaña estival se estrena en Beceite con la puesta en marcha de los controles de acceso regulado a los parajes naturales del Parrizal del río Matarraña y la zona de baño de la Pesquera en el río Ulldemó. Los conductores que quieran acceder con su vehículo a ambos espacios deberán abonar 8 euros por coche y 3 por moto. Los principales objetivos son limitar y disuadir a los turistas que acceden en sus vehículos privados y prevenir así el colapso de las pistas forestales de acceso. Por otro lado, se persigue que la recaudación repercuta en la conservación del entorno y en el servicio al turista.

En la zona de baño de la Pesquera los controles comenzaron hace dos semanas coincidiendo con la ola de calor. Los conductores disponen de varias zonas de aparcamiento junto a las pozas que forma el río Ulldemó y el aforo máximo es de 90 coches. En el caso del Parrizal, con capacidad para 120 vehículos, los controles comenzaron el 1 de abril y solo para sábados, domingos y festivos. Sin embargo, durante la época estival se mantendrán todos los días. Como novedad, este año el acceso incluye una visita guiada en la que se explican las peculiaridades paisajísticas, geológicas y botánicas del paraje natural y se enseñan las distintas muestras de arte rupestre que contiene el paraje. "A la gente le llama la atención la fauna y flora o saber que aquí había minas de carbón", explica Bruno Durán, guía de Geopíxel Ecoturismo, empresa encargada de realizar las visitas guiadas. Los turistas pueden incorporarse a estas visitas en tres horarios distintos por la mañana y uno por la tarde.

"Los objetivos son evitar los colapsos, preservar la belleza de ambos parajes y que todo ello revierta en la población y en sus vecinos", reiteró el alcalde de Beceite, Juan Enrique Celma. Este recordó que en 2016 se registraron 43.639 visitantes en 13.394 vehículos en el Parrizal y otros 33.646 turistas en 9.308 vehículos en la Pesquera, lo que supone un total de 77.285 visitas.

Si se suman todos los vehículos que accedieron fuera de las épocas de regulación, la cifra podría ser superior a los 100.000 visitantes, según las estimaciones oficiales.

El atractivo de los parajes naturales consolida al sector turístico como uno de los principales motores económicos de Beceite, que este año creará un aparcamiento en la piscina natural l’Assut, en el río Matarraña, a partir del primer fin de semana de julio.

El Ayuntamiento creará 14 puestos de trabajo para gestionar y regular el intenso flujo de visitantes que espera a lo largo de los próximos tres meses. Además de los puestos de trabajo directos, el municipio cuenta con 23 casas rurales, restaurantes y dos empresas de turismo activo, que crean decenas de empleos en la época estival.

Cinco años de experiencia

La regulación de los accesos en El Parrizal y La Pesquera comenzó en 2012 con un importe de 3 euros. Para fijar la tarifa, empresarios y la corporación municipal realizaron varios viajes para conocer otras experiencias. La medida se impulsó ante el continuo crecimiento de visitantes, la presión y la masificación que ambos parajes, especialmente la zona de baño de la Pesquera.

La medida pretende además favorecer la rápida y efectiva evacuación de los vehículos en caso de incendio, así como el correcto acceso de los camiones de Bomberos. A los conductores se les indica además que dejen, en todos los casos, los vehículos estacionados orientados hacia el sentido de salida del paraje para no tener que efectuar maniobras.

Pese a todo, preocupa la avalancha que, en momentos puntuales, padece la localidad, con un volumen de vehículos "inasumible" en fechas como el 15 de agosto o Semana Santa. Ambos accesos debieron clausurarse varias veces tras superar el aforo máximo. Preocupa también el elevado número de rescates que se producen en las montañas de la localidad.

Etiquetas
Comentarios