Despliega el menú
Teruel

Olba rechaza con apoyo de la DGA la reapertura de una central de Castellón con agua del Mijares

La DGA exige más control del caudal ecológico y la eléctrica afirma respetarlo.

Enrique Pérez –izquierda– y David Hammerstein, junto al tramo del Mijares de donde parte el túnel que abastece a la central de Los Cantos.
Enrique Pérez –izquierda– y David Hammerstein, junto al tramo del Mijares de donde parte el túnel que abastece a la central de Los Cantos.
J.E.

Olba se moviliza para evitar que la central hidroeléctrica de Los Cantos, en La Puebla de Arenoso (Castellón), reanude su actividad tras un parón de dos años por temor a que la detracción de caudales deteriore de forma drástica la calidad del agua y el entorno fluvial del Mijares, el principal recurso natural del municipio. El Ayuntamiento aprobó un acuerdo en contra de la reapertura de la central, el Gobierno aragonés emitió un informe también crítico con esta posibilidad y la plataforma vecinal ‘El Mijares no se toca’ ha iniciado una campaña que ha llenado las paredes del pueblo de pintadas alusivas.

Desde la empresa propietaria, Iberdrola, adelantan que, tras reparar las averías registradas hace dos años, las turbinas volverán a funcionar "en el primer trimestre de 2018". La planta, aunque radicada en la localidad castellonense de La Puebla de Arenoso, se abastece de agua gracias a una captación que deriva caudales del Mijares a la altura del barrio de Los Pertegaces, en Olba. Un portavoz de la eléctrica afirmó que tienen "la obligación legal" de reanudar la producción al disponer de una concesión de aguas para su explotación. Adelantan, no obstante, que respetarán "escrupulosamente" el caudal ecológico establecido.

El alcalde de Olba, Federico Martín, explicó que "el principal patrimonio" de la localidad es su naturaleza y, en especial, el río Mijares. Añadió que las instalaciones de producción eléctrica de Los Cantos están "obsoletas" y, a su juicio, frente a la producción que puedan dar, prima la calidad del cauce. "Preferimos que el agua baje por el río a que se derive a la central, porque cuando funciona el caudal se queda en nada". Martín añadió que, además, ante la falta de una depuración eficaz en el valle del Mijares, la detracción de recursos para hacer funcionar las turbinas incrementa la concentración de contaminantes del río, sobre todo en verano.

La DGA respalda los argumentos del Ayuntamiento y el pasado 4 de mayo remitió un informe a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) –que abarca al Mijares en su demarcación– para advertir de la "problemática" que soporta este río respecto "al seguimiento de los caudales ecológicos". El documento, firmado por la directora del Instituto Aragonés del Agua (IAA), Inés Torralba, señala que la escasez de caudales deriva "especialmente" del desvío de recursos desde Olba a Los Cantos. Alerta, además, de que "la significativa disminución" del agua del Mijares en este tramo puede disparar la contaminación por la "drástica reducción" de la capacidad de dilución del cauce.

El IAA insta a la CHJ a extremar el control de los caudales ecológicos impuestos a la central de Los Cantos y pide información sobre las inspecciones efectuadas. Adelanta también que trabaja en la mejora de los sistemas de depuración de aguas residuales de Olba y pide colaboración al órgano de cuenca al respecto.

El portavoz de la plataforma ‘El Mijares no se toca’, David Hammerstein, calificó la extracción de caudales en Los Pertegaces para su explotación hidroeléctrica en Castellón de "expolio" de los recursos de la provincia. Denunció que "mientras el beneficio se queda en Castellón las afecciones están en Teruel". Hammerstein añadió que la degradación del río derivada de la reactivación de la central perjudicará las posibilidades de desarrollo turístico de Olba, además de echar por tierra la regeneración del cauce constatada en los dos años de parón.

Etiquetas
Comentarios