Teruel
Suscríbete por 1€

Alcañiz comienza a estabilizar el talud hundido y algunos vecinos podrían volver el viernes a sus casas

Subdelegación informa hoy de las ayudas a las que se pueden acoger los 33 desalojados por el deslizamiento del cerro Pui Pinos.

Imágenes del desprendimiento en Alcañiz que obligó a desalojar a los vecinos
Imágenes: Un desprendimiento en Alcañiz obliga a desalojar a los vecinos
Guardia Civil

La capital bajoaragonesa ya trabaja para devolver la estabilidad al cerro Pui Pinos tras el desprendimiento que en la madrugada del martes obligó a desalojar de sus casas a 33 personas. No hubo que lamentar ningún herido gracias a la llamada de alerta de un vecino.

Una excavadora y dos camiones Dumper (para acarreo de grandes cargas) trabajan desde el mismo martes por la noche para asegurar la zona con riesgo mediante el descabezado del talud, es decir, se está quitando peso para evitar nuevos deslizamientos. "Es delicado porque se trabaja en una zona inestable. Estamos en fase de riesgo, de salvar el talud o de que se produzca otro deslizamiento", apuntó el alcalde, Juan Carlos Gracia Suso.

Los desalojados pasarán este jueves su cuarta noche fuera de sus domicilios. Para algunos podría ser la última. Se prevé que el viernes, una vez se quiten las cuñas, la zona ya esté asegurada y algunos vecinos puedan volver a sus casas al tiempo que comienza el desescombro y la construcción del nuevo talud. No obstante, todo depende de las directrices de los geólogos, que pueden variar según avancen los trabajos. El martes se anunció que ayer podrían entrar a sus casas durante un corto periodo de tiempo para recoger los enseres más necesarios pero finalmente no fue así al no estar garantizada su seguridad. Los propietarios de las viviendas que no resultaron afectadas y que solo se desalojaron por precaución sí podrían volver a sus domicilios de forma permanente el viernes si está asegurada la zona.

Sin embargo, no ocurre lo mismo con las casas con la estructura dañada, en las que aún se debe realizar una inspección técnica para valorar las afecciones concretas. En su caso, se prevé que de dos a cuatro familias no puedan regresar a su domicilio en el corto plazo. Para ellos ya se ha comenzado a buscar pisos de alquiler amueblados de los que se hará cargo el Ayuntamiento. Por el momento, todos los afectados cuentan con alojamiento en un hotel y manutención gratuita. "Son los que más nos preocupan, pondremos a su disposición las dos opciones para que escojan", apunta el primer edil alcañizano.

Asimismo, hoy los vecinos conocerán las ayudas estatales de las que pueden disponer en una reunión con personal de la Subdelegación del Gobierno en Teruel. Este jueves el Consistorio también pondrá en marcha una oficina para prestar asistencia a los afectados que se ubicará en el número 2 de la calle Mayor (delante de la Oficina de Turismo). En horario de 9.30 a 13.30 una asistente social municipal atenderá las dudas de los vecinos y les ayudará para tramitar ayudas.

Por otro lado, a la espera de que los geólogos finalicen sus informes y puedan tener una conclusión acerca de cuáles han sido los motivos que provocaron el desprendimiento, lo que es evidente es que el Ayuntamiento tenía constancia de que existían problemas en la ladera de Pui Pinos. El pasado verano el Justicia de Aragón envió al Consistorio una sugerencia en la que recomendaba la realización de un informe técnico que pudiera determinar si la situación del cerro suponía un grave peligro para los vecinos.

La recomendación fue enviada al Ayuntamiento después de que el Justicia de Aragón recibiera una queja individual de un vecino de Alcañiz que se quejaba de los "habituales desprendimientos" de una pared rocosa sobre su parcela. Tal y como confirman desde el Justiciazgo, no se recibió ningún tipo de respuesta por parte del Ayuntamiento y la recomendación tuvo que ser archivada el pasado mes de septiembre.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión