Teruel
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

Reclaman una técnica que evitaría viajes a mujeres que van a ser operadas de mama

Cirujanos del Obispo Polanco alertan de que el desplazamiento aumenta el estrés

El jefe de Cirugía del hospital Obispo Polanco, José María del Val, muestra un estudio mamario.
El jefe de Cirugía del hospital Obispo Polanco, José María del Val, muestra un estudio mamario.
a. G./Bykofoto

El Servicio de Cirugía del hospital Obispo Polanco de Teruel ha solicitado a la Dirección del centro la autorización para implantar una técnica que evitaría a las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama, y en las que resulta conveniente estudiar si la patología ha podido extenderse a la axila, viajar a Zaragoza el día antes de ser operadas. Este desplazamiento, como destaca el jefe del área de Cirugía del hospital turolense, José María del Val, aumenta la angustia y el estrés de la paciente, que llega "agotada" al momento de la intervención quirúrgica.

La técnica, denominada detección magnética ultrasensible del ganglio centinela, utiliza nanopartículas de hierro para detectar, mediante contraste, los ganglios que pueden estar afectados con el objetivo de ser operados de forma selectiva. A juicio de Del Val, este procedimiento constituye la mejor alternativa para aquellos hospitales que, como el de Teruel, no cuentan con medicina nuclear y, por tanto, no pueden inyectar a sus pacientes isótopos radiactivos para saber con fiabilidad la dimensión de la enfermedad.

Ante los beneficios que supondría la implantación de esta nueva técnica, el Servicio de Cirugía del Obispo Polanco viene desarrollándola ya de forma experimental, si bien con el único objetivo de comprobar que el resultado que ofrecen las nanopartículas de hierro es igual que el de los isótopos radiactivos que se le han inyectado con antelación a la paciente que va a ser intervenida.

De hecho, hace escasos días, el Obispo Polanco lideró una jornada científica en la que representantes de los hospitales de Barbastro, Calatayud y Gerona, que, como el de Teruel, carecen de medicina nuclear, asistieron a una demostración de la detección magnética ultrasensible del glanglio centinela. La técnica ya se utiliza en medio centenar de hospitales españoles y portugueses.

Además de aumentar la comodidad del paciente, la nueva técnica daría más independencia al Obispo Polanco a la hora de programar sus intervenciones quirúrgicas, que ahora, por ejemplo, nunca pueden ser en lunes porque el domingo no es posible inyectar isótopos radiactivos a las enfermas en hospitales zaragozanos, lo que supone perder un día a la semana. Si bien la medicina nuclear es segura al 100%, los isótopos pueden irradiar tanto al paciente como al personal sanitario que participa en la operación, algo que no ocurre con las nanopartículas de hierro, explicó Del Val.

A la espera de una respuesta

Según Del Val, el aparataje hospitalario que requiere la práctica de la detección magnética es "sencillo" y la propia empresa que suministra el material necesario para realizar el contraste estaría dispuesta a proporcionarlo. Hasta el momento, la Dirección del centro hospitalario no ha dado una respuesta definitiva acerca de incluir la nueva técnica en la cartera de servicios del Obispo Polanco, si bien todo apunta, a juicio del jefe de Cirugía, a que "las cosas van por buen camino".

El único inconveniente que puede plantear la nueva técnica es que resulta más cara que la de isótopos radiactivos. Sin embargo, Del Val subraya que el mayor coste se compensa al no tener que afrontar el desplazamiento de la paciente en ambulancia a Zaragoza. El responsable de Cirugía destacó que la detección del ganglio centinela con nanopartículas de hierro resulta muy interesante para hospitales medianos como los de Alcañiz, Barbastro, Calatayud y Huesca, que tampoco tienen medicina nuclear.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión