Despliega el menú
Teruel

De las paredes de una casa del siglo XVIII a la alcaldía de Albarracín

“Son ejemplos de la producción popular de una época” señalan desde la Fundación Santa María.

El alcalde de Albarracín, Francisco Martí, muestra las pinturas murales que decoran la alcaldía.
De las paredes de una casa del siglo XVIII a la alcaldía de Albarracín
Jorge Escudero

La alcaldía de Albarracín puede presumir de decoración histórica. Sus paredes están adornadas con fragmentos de pinturas murales del siglo XVIII arrancadas de un edificio municipal en los años setenta del siglo XX y que permanecieron almacenadas durante décadas, hasta que la Fundación Santa María las recuperó en 2010 y las acondicionó para exponer en el despacho del alcalde en la casa consistorial.

El alcalde, Francisco Martí, explicaba a los miembros de la Mesa de las Cortes en su visita a la localidad los pasados días 21 y 22 de marzo la tortuosa trayectoria de las pinturas que decoran su despacho. Las piezas fueron extraídas de los muros de un inmueble que iba a ser acondicionado como escuelas, guardadas y finalmente restauradas y presentadas con formato de cuadro para colgar. Se trata de nueve fragmentos de trabajos realizados por un autor anónimo que muestran imágenes vegetales, salvo una de ellas en la que aparece una figura humana sin identificar.

El gerente de la Fundación Santa María, Antonio Jiménez, explica que no son piezas de gran interés artístico pero sí representativas del estilo de un periodo y de una escuela que tuvo una importante difusión en la localidad. “Son ejemplos de la producción popular de una época”, dice Jiménez. Su colorido oscila en torno a los tonos terrosos y sus formas se repiten en otros edificios históricos de la localidad, como el Palacio Episcopal. Se trata de una producción más artesana que artística, según el director de la Fundación, que destaca su valor como “reflejo” de los gustos de una época floreciente para Albarracín.

Etiquetas
Comentarios