Despliega el menú
Teruel

Baches de un metro de ancho en la carretera de Mosqueruela, en obras desde hace cuatro años

La DGA asegura que "en breve" se adjudicará el asfaltado de 8 kilómetros, en mal estado por el paso de maquinaria.

La carretera A-1701 entre la localidad de Mosqueruela y el límite con la provincia de Castellón se encuentra en un estado deplorable y muy peligroso para el tráfico tras cuatro años de obras intermitentes que aún no han terminado. Así lo denunció esta semana la alcaldesa de dicha localidad, María Isabel Gil, quien explicó que los daños causados por la maquinaria pesada en esta vía de comunicación vital para los habitantes del territorio y para atraer turismo desde Cataluña se han acentuado este invierno debido al fuerte temporal de nieve que se registró a finales del pasado mes de enero.

Gil considera que la carretera ha quedado "intransitable, con baches de más de un metro de diámetro y agujeros por todas partes". Añade que el firme está "destrozado, lleno de irregularidades y sin señalización". La alcaldesa explicó que en el último año y medio las obras de remodelación, a cargo del Gobierno aragonés, han permanecido paradas al no haber existido tiempo material para tramitar y ejecutar la subvención correspondiente del Fondo de Inversiones de Teruel, el FITE, la herramienta financiera con la que se sufragaban los trabajos en esta carretera.

El resultado ha sido que ocho kilómetros de la A-1701 permanecen desde hace cuatro años sin asfalto o con el firme muy estropeado, pese a las constantes quejas del Ayuntamiento de Mosqueruela y, en los últimos meses, del Consistorio de la vecina localidad castellonense de Villafranca del Cid, que se ha sumado a la reivindicación del municipio turolense.

María Isabel Gil pide al Gobierno aragonés "que agilice la reforma". Explicó que el mal estado de la carretera supone un grave problema para los vecinos y ha generado la pérdida del turismo procedente de Tarragona y Barcelona. "Los visitantes han dejado de venir por esta ruta y ahora será muy difícil recuperarlos", lamentó.

"Solo ocurre en Teruel"

Además de asfaltar 8 kilómetros, falta acometer otro tramo de 6 en el que, hasta ahora, los trabajos se han limitado a la tala de los árboles que afectaban a la caja de la futura carretera. "Es increíble que haga falta tanto tiempo para arreglar una vía de comunicación. Creo que esto solo ocurre en Teruel", protestó Gil, quien explicó que hace meses que solicitó una entrevista con el consejero de Vertebración de la DGA, José Luis Soro, sin que haya recibido respuesta alguna hasta la fecha.

El delegado territorial del Gobierno de Aragón en Teruel, Antonio Arrufat, pidió ayer "paciencia" y aseguró que "en breve" serán adjudicadas a una empresa las obras de asfaltado de los ocho peligrosos kilómetros de la A-1701. Confirmó que el último parón de los trabajos se debió a la falta de tiempo material para ejecutar el dinero del FITE y destacó que, por ese motivo, se han consignado en los presupuestos ordinarios de la Comunidad Autónoma de este año 900.000 euros con los que se mejorará el firme de la carretera.

Etiquetas
Comentarios