Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

El fiscal pide 22 años de cárcel para cada uno de los 2 detenidos por el crimen de Fuentes Claras

El marido de la asistenta del comerciante muerto y el chófer del vehículo usado en el delito están acusados de homicidio. Otros 2 hombres investigados siguen huidos en Marruecos.

Defiende su inocencia.
El fiscal pide 22 años de cárcel para cada uno de los 2 detenidos por el crimen de Fuentes Claras
a. García/bykofoto

La Fiscalía de Teruel solicita una condena de 22 años de prisión para cada uno de los dos únicos detenidos hasta ahora por el asesinato de Luis Esteban, el vecino y comerciante de la localidad de Fuentes Claras que el 23 de febrero de 2015 fue hallado muerto en su casa con signos evidentes de haber recibido una brutal paliza que le fracturó la base craneal y le produjo un edema cerebral.

Se trata de El Fatmi Chafnaje, vecino de Fuentes Claras y esposo de la asistenta doméstica ocasional de Esteban, y Rachid Lioumouri, conductor del vehículo con el que otros dos hombres –actualmente huidos en Marruecos e investigados como supuestos autores materiales del crimen– viajaron desde Zaragoza a la localidad turolense la madrugada del 22 de febrero con el objetivo de cometer un robo en la casa de Esteban. El saqueo, según la investigación judicial, degeneró en homicidio a causa de los golpes que los ladrones asestaron al comerciante para que les confesase la clave numérica con la que abrir la caja fuerte en la que guardaba su dinero.

El Ministerio Fiscal considera que El Fatmi Chafnaje y Rachid Lioumouri fueron cooperadores necesarios del crimen. El primero de ellos como informador, pues tras tener noticias a través de su esposa de la existencia de una caja fuerte en casa de Esteban en la que se intuía que podía haber una cantidad importante de dinero, habría contactado con Lioumouri –ambos dedicados a la recogida de chatarra– para organizarse con más personas y ver la forma de quedarse con los ahorros de la víctima. Ya el día de autos, Chafnaje indicaría, presuntamente, a los ladrones dónde estaba la vivienda que iba a ser asaltada, permaneciendo a la espera y vigilancia mientras se cometía el delito. En cuanto a Rachid, el fiscal cree que, además de conducir hasta Fuentes Claras a los autores materiales del crimen, forzó la cerradura de la vivienda con su llave inglesa.

La acusación pública les imputa, a cada uno de ellos, un delito de homicidio, otro de robo con violencia y un tercero de pertenencia a organización criminal. Por el primero, el fiscal pide que sean condenados a 15 años de prisión; por el segundo, a otros cinco años de cárcel. Por último, por formar parte, presuntamente, de una banda criminal, pide que les sean impuestos otros dos años de reclusión.

Además, en su escrito de calificación provisional, el fiscal reclama que los dos acusados indemnicen conjunta y solidariamente a los herederos de Luis Esteban con 200.000 euros, como reintegro de lo que se estima sustraído y por los daños causados. Igualmente, pide que El Fatmi Chafnaje y Rachid Lioumouri paguen a la familia de Esteban otros 120.000 euros por la muerte de este.

Una caja fuerte de 90 kilos

La investigación reveló que la caja fuerte en la que Esteban guardaba el dinero pesaba alrededor de 90 kilos. Los ladrones la cargaron en el coche con el que se habían desplazado hasta Fuentes Claras y que había sido prestado por el suegro de uno de ellos bajo la creencia de que iba a ser utilizado para un desplazamiento por motivos familiares.

Los dos acusados serán juzgados, en fecha aún no fijada, por un jurado popular –compuesto por ciudadanos–. La vista oral tendrá lugar en la Audiencia Provincial de Teruel. La instrucción ha sido llevada a cabo por el Juzgado de Calamocha, que ha declarado en rebeldía a los dos hombres huidos a Marruecos, Fadil El Asnaoui y Mohamed Cherkaoui, considerados, presuntamente, principales responsables de la muerte del empresario de Fuentes Claras.

Según la investigación, Fadil y Mohamed, que vivían en Zaragoza, se fueron de esta ciudad a Almería, seguramente en autobús, el mismo día 22 de febrero, apenas unas horas después de la muerte de Luis Esteban. Al día siguiente, mientras un familiar descubría horrorizado el cadáver de la víctima atado de pies y manos con cinturones y mallas de trapo y con el rostro totalmente ensangrentado, ambos embarcaban rumbo a la ciudad marroquí de Nador.

La Fiscalía considera que, tras propagarse la noticia del suceso, El Fatmi tiró a la basura la tarjeta del teléfono móvil que venía usando para no dejar pistas y marchó a Zaragoza, donde supo que Fadil y Mohamed habían huido. De allí, se iría a Marruecos en busca de su parte de botín, no consiguiéndolo y regresando a Fuentes Claras, donde fue detenido en julio en 2015. Poco después, la Policía detenía en Zaragoza a Rachid.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión