Despliega el menú
Teruel

Roban de madrugada 500 jamones y un camión de dos empresas del polígono de Bronchales

Los ladrones actuaron con total impunidad, entrando en 2 industrias más y causando cuantiosos daños.

Dos empresas del polígono industrial de Bronchales fueron víctimas en la madrugada de ayer de robos de consideración. Los ladrones se llevaron 500 perniles del secadero Jamones Bronchales que cargaron en un camión previamente sustraído de una nave industrial cercana dedicada a la carpintería metálica. En la operación, que llevaron a cabo con total impunidad entre las 00.00 y las 5.00, provocaron cuantiosos daños materiales en ambos negocios y entraron en dos empresas más –una granja y una sala de despiece– si bien aquí no robaron nada.

Según relató el alcalde de Bronchales, Jorge Hernández, todo apunta a que los autores abrieron un orificio en la pared de la carpintería metálica y, tras comprobar que allí había camiones, reventaron la puerta y sustrajeron uno de pequeño tamaño. Con este vehículo rompieron la valla que rodea el secadero y accedieron al recinto exterior. Una vez allí, los ladrones penetraron por una ventana hasta la bodega de Jamones Bronchales, de la que extrajeron los perniles uno a uno y los cargaron en el camión. Al parecer, en la huída, una de las ruedas del vehículo se reventó, lo que obligó a los autores a volver a la industria metálica y a robar otro camión, este de mayores dimensiones, al que trasvasaron toda la mercancía.

El administrador del secadero, Francisco Nácher, calculó que los jamones robados, de entre 9 y 11 kilos cada uno y con casi 2 años de curación, tienen un coste en el mercado de 50.000 euros. En el momento del robo, había en la industria unos 10.000 perniles.

Nácher explicó que, por razones que se están investigando, la alarma no sonó y la grabación de las cámaras de vigilancia durante la noche "está en negro". A su juicio, los ladrones pudieron utilizar inhibidores de estos mecanismos de seguridad. El empresario mostró su extrañeza por el hecho de que nadie oyera ruidos. "El polígono dista apenas 400 metros del pueblo y hay una embotelladora de agua que funciona las 24 horas", explicó.

Según el alcalde, los ladrones podrían haber averiguado con antelación cuál era la franja horaria más adecuada para robar, pues sobre las 23.00 suele realizar una ronda la Guardia Civil y a las 5.00 hay cambio de turno de personal en la embotelladora. Hernández opinó que podría tratarse de una "banda organizada" y reclamó un "refuerzo de las medidas de seguridad".

El suceso ha generado inquietud entre la población de Bronchales, un municipio de la Sierra de Albarracín a 62 kilómetros de la capital, a 1.570 metros de altitud y con apenas 400 habitantes, en el que no se registraba un robo desde hace 10 años, cuando una banda de ladrones forzó una sucursal bancaria con una excavadora.

Etiquetas
Comentarios