Teruel
Suscríbete por 1€

Samca, optimista ante el aumento de la demanda de carbón autóctono

La minera prevé firmar un contrato de venta de un millón de toneladas
al año con Endesa para abastecer a la térmica.

La máquinas extraen carbón en la mina de Samca en Ariño.
La máquinas extraen carbón en la mina de Samca en Ariño. Antonio garcía./Bykofoto
Antonio garcía./Bykofoto

La empresa minera Samca prevé firmar un contrato de dos años con Endesa, propietaria de la central térmica de Andorra, por la compra de un millón de toneladas de carbón que serviría para asegurar la actividad en las explotaciones exteriores y contratar a unas sesenta personas más a lo largo de este año. La dirección de la compañía trasladó esta información a los trabajadores la pasada semana y el propio director de la compañía extractiva en Ariño, Justo Martín, lo confirmó públicamente hace unos días.

Se trata de una buena noticia después de un año 2016 nefasto para el sector, en el que sólo en las minas de Ariño se han perdido más de 200 puestos de trabajo y se ha dejado de extraer carbón en la última mina de interior que quedaba en Aragón, el pozo Sierra de Arcos de Ariño, donde apenas quedan 21 mineros realizando labores de restauración y desmantelamiento. También en septiembre se paralizó el cielo abierto por el descenso de demanda de carbón por parte de la térmica andorrana.

"Esperemos que en estos dos años de actividad se trabaje desde el Gobierno central para que Endesa decida invertir en la central de Andorra y no perdamos todo el empleo que crea el sector minero-eléctrico", declaró el presidente del Comité de Empresa de Samca en interior, Juan José Pascual. "Tenemos que tener cautela pero, a priori, es una muy buena noticia para todos", agregó el alcalde de Ariño y también minero, Joaquín Noé.

Aunque Endesa no ha confirmado que vaya a cerrarse el contrato, sí ha reconocido que las circunstancias han cambiado en el segundo semestre del año. La producción ha remontado en la planta eléctrica andorrana alcanzando los 3.328 gigawatios/hora. Se trata de un dato muy significativo ya que hasta el 30 de junio de 2016, la central sólo acumulaba una producción de 429 gigawatios/hora.

La térmica lleva semanas sin parar de quemar carbón y sus tres grupos trabajan a pleno rendimiento. La demanda es tal que, según apuntan fuentes del sector, hay trabajos de revisión y mantenimiento paralizados para no entorpecer la actividad.

En el sector se refieren a circunstancias "especiales" que han revalorizado la competitividad del carbón autóctono. A la crisis energética francesa –donde todas las térmicas están siendo revisadas–, se une el encarecimiento del carbón importado. Asimismo, juega un papel importante la climatología, de cara a aprovechar las energías renovables. Hace semanas que no hace viento y la niebla impide que salga el sol y que, por tanto, se pueda producir energía solar. "Estas circunstancias nos dan la razón a los que defendemos el carbón como reserva energética estratégica del país", reflexionó Noé.

Para cubrir los nuevos empleos de exterior, la minera tiene previsto recurrir de nuevo a las subcontratas de las que ha prescindido a lo largo de los últimos meses. En ese sentido, cabe recordar que el pasado mes de septiembre Samca paralizó casi en su totalidad su explotación de cielo abierto en Ariño ante la escasa demanda de carbón a lo largo de 2016. Despidió a las subcontratas y recolocó a los trabajadores de la empresa matriz en desmontes de arcilla y otras actividades que Samca desarrolla en la zona.

Pese a que el contexto es favorable al carbón nacional, la eléctrica continúa defendiendo que no existe un marco energético estable en España y que no se dan las condiciones necesarias para invertir en la central andorrana los cerca de 200 millones de euros que se requieren para alargar su vida útil más allá de 2023 mediante una adaptación a la normativa ambiental.

Cierre de interior

Los quince mineros pertenecientes a Samca que no cumplían los requisitos necesarios para prejubilarse antes de 2018 y trabajaban en el pozo interior Sierra de Arcos hasta el pasado 31 de diciembre, han sido recolocados en la mina de cielo abierto de la empresa en Ariño.

Las negociaciones entre los trabajadores y la empresa Samca concluyeron el viernes a última hora de la mañana y el Comité de Empresa quedó satisfecho.

Los quince trabajadores empezarán a trabajar el lunes en el desmonte de Ariño. Antes de incorporarse a su puesto de trabajo recibirán formación teórica y práctica para adaptarse a la nueva metodología de trabajo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión