Despliega el menú
Teruel

Los daños de los jabalís en los campos de maíz del Jiloca ponen en riesgo el 25% de la cosecha

Los agricultores piden batidas para controlar esta «plaga» y alertan de los problemas de seguridad vial.

Jesús Marco, agricultor de San Martín del Río, muestra los daños provocados por los jabalís en la cuarta parte de su finca.
Los daños de los jabalís en los campos de maíz del Jiloca ponen en riesgo el 25% de la cosecha
Macipe

Las afecciones de los jabalís en los cultivos de la comarca del Jiloca son este año más importantes que en los anteriores. Según denuncian los propios agricultores, entre lo que comen los animales y los daños que provocan con su paso, podría perderse hasta un 25% del cultivo de maíz de la zona. Reclaman que se autoricen batidas para controlar la población de estos cerdos salvajes. "Tenemos problemas en toda la ribera, desde Daroca hasta Monreal del Campo", explicó el presidente de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores, José Manuel Cebollada.

"En una de mis parcelas han dejado una hectárea y media trituradas, la cuarta parte del total", lamentaba Jesús Marco, agricultor de San Martín del Río. Estas pérdidas, que calcula que superarán los 2.000 euros, "no las cubre el seguro, aunque intentaremos que pague algo el del coto de caza". Para él, el problema viene de la proliferación de jabalís y la masificación "porque no se controla la natalidad". Por eso, demanda que se autoricen batidas de caza que permitan adaptar el número de animales al entorno.

"Ahora voy a poner una nueva batería al ahuyentador digital de jabalís que tengo colocado en mi finca", contaba Joaquín Navarro, agricultor de Luco, una pedanía de Calamocha, que ya ve peligrar entre el 15% y el 20% de la cosecha. "Todos los años nos enfrentamos al mismo problema, pero esta vez vemos que se han reproducido mucho", indicaba este productor de maíz.

Miguel Valero, propietario de 30 hectáreas de panizo en Burbáguena, califica incluso de "plaga" la presencia de los cerdos silvestres. "Hay una superpoblación tremenda y, entre lo que comen y lo que arrancan, perdemos entre un 15% y un 20%", manifestaba. En su caso, la cuantía económica que deja de ingresar por los daños llegará a los 4.000 euros.

Para ellos, la solución al problema también sería controlar la población de jabalís con la caza. "Los seguros no suelen cubrir este tipo de pérdidas, y la solución que vemos es que la Administración se dé cuenta de que esto es una plaga y que permita que se realicen batidas para controlar el número de ejemplares", expresó Valero. En la misma línea, Navarro demandaba la cooperación con los cazadores, ya que los cultivos sufren pérdidas "tanto en la siembra como en la cosecha".

Otras preocupaciones

Además de los daños importantes en las cosechas, el problema es el contagio de enfermedades a otros animales y los accidentes de tráfico. "Los jabalís son animales que no tienen ningún control sanitario, pero beben en las mismas aguas que los rebaños de ovejas, por lo que pueden llegar a contagiar enfermedades", lamentaba Cebollada. Además, los accidentes provocados por el choque contra algún ejemplar son frecuentes en las carreteras comarcales de la zona.

Este problema llega también a Daroca y al entorno de la laguna de Gallocanta, donde los animales se cobijan, ya que al ser una reserva natural están a salvo de las balas. "Nos preocupan mucho los accidentes de tráfico, y en los últimos meses ha habido varios", denunciaba el alcalde de Daroca, Miguel García. "Los choques se suelen producir al amanecer y al atardecer, cuando los jabalís bajan del monte a por panizo y a beber agua", explicaba. Por todo ello, piden que se tenga en cuenta este problema y se controle su población.

Etiquetas
Comentarios