Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Tres edificios municipales de Rubielos de Mora están afectados por una plaga de termitas

Atacan al hogar del jubilado, el consultorio y unos baños públicos. Las vigas de uno de los inmuebles serán sustituidas.

El alcalde, Ángel Gracia, observa las vigas carcomidas en un edificio invadido por las termitas.
El alcalde, Ángel Gracia, observa las vigas carcomidas en un edificio invadido por las termitas.
Javier Escriche

Una plaga de termitas afecta a tres edificios municipales de Rubielos de Mora y ha obligado al Ayuntamiento a contratar una empresa especializada para frenar a este insecto devorador de madera. Las afecciones presentan una intensidad desigual. Mientras que el Consistorio se ha visto obligado a cambiar la madera de la estructura de uno de los inmuebles, en otro solo se han detectado daños en el marco de una ventana.

Los primeros desperfectos afectaron al edificio de las antiguas escuelas, una construcción modernista situada a la entrada del pueblo que fue proyectada por el insigne arquitecto Pablo Monguió a principios del siglo XX. Los daños se concentran en la carpintería de madera de la planta baja, en la que se ubica el hogar del jubilado. En el mismo edificio, está la sede de la banda de música local.

El alcalde, Ángel Gracia, explicó que todavía no se ha cuantificado el coste que tendrá reparar la carpintería, a la espera de que el termitero que provocó la afección esté completamente aniquilado. Gracia indicó que el tratamiento aplicado "casi que ha agotado" la colonia, pero hasta que no esté garantizada la total eliminación no se abordará la reparación de los desperfectos.

En una fase más temprana de tratamiento está el termitero que ha dañado el consultorio médico, situado en las proximidades de las antiguas escuelas. En este caso, la afección se limita al marco de una ventana.

La aparición más reciente de las temidas termitas y también la más virulenta se ha producido en un céntrico edificio que se utilizó como vivienda de funcionarios y actualmente está en desuso. El Ayuntamiento rehabilita el inmueble con una inversión de 40.000 euros y aprovechará para sustituir las vigas de madera, que han perdido solidez por el ataque de los xilófagos.

El alcalde explicó que las vigas carcomidas se sustituirán por madera tratada para prevenir futuros ataques. Los bajos del edificio se reutilizarán con unos baños públicos adaptados para personas discapacitadas. Ángel Gracia no descartó que haya habido daños en edificios particulares, pero señaló que, probablemente, los perjudicados se han limitado a sustituir las maderas atacadas.

Las termitas inician su ataque por las zonas bajas de las casas y los marcos de las puertas porque prefieren la madera húmeda para alimentarse. Este insecto, con un aspecto parecido a las hormigas aunque de color blanco, devora el interior de las vigas o de otros elementos de madera que, aunque exteriormente parecen intactos, tienen hueco el interior.

Los insectos, difíciles de ver porque huyen de la luz, miden de 3 a 5 milímetros de longitud. Los nidos o termiteros pueden localizarse varios metros bajo tierra. Un técnico de la empresa encargada de la campaña de erradicación indicó que el tratamiento aplicado "funciona bien" y la plaga está en retroceso. El fumigador explicó que las plagas de este insecto xilófago se ven propiciadas por la presencia de casas abandonadas con abundante madera en su estructura y por la humedad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión