Despliega el menú
Teruel

La escuela de pilotos promueve en Teruel cursos económicos

Ayer se inauguraron las instalaciones que la compañía británica Flying Time Aviation tiene en el aeropuerto.

Cuatro alumnos y dos instructores, ayer en una avioneta de prácticas.
Cuatro alumnos y dos instructores, ayer en una avioneta de prácticas.
Antonio García / Bykofoto

Las instalaciones que la escuela de vuelo británica Flying Time Aviation (FTA) ha abierto en el aeropuerto de Teruel, operativas desde la semana pasada, permitirán ofrecer a sus alumnos un programa económico para la formación de pilotos comerciales. Las tasas competitivas del complejo aeronáutico turolense favorecen la implantación de este tipo de cursos que suponen para los alumnos un recorte de 12.000 euros respecto a los realizados íntegramente en Inglaterra. El coste total es de 70.000 euros.

La escuela británica, cuya sede central se encuentra en Brighton, necesitaba una base satélite, según señaló su director, Jonathan Candelon, en un lugar que reuniese las características adecuadas para poner en marcha este programa y el aeropuerto turolense las cumplía con creces. Estas instalaciones, que ocupan 100 metros cuadrados del edificio central, fueron inauguradas oficialmente ayer con la presencia de las autoridades.

Candelon señaló que, además de las tasas, la climatología de la ciudad, con cielos despejados de al menos 250 días de sol; la seguridad que ofrece el recinto aeroportuario; y la facilidad para el traslado del equipo de profesionales, fueron los elementos decisivos. "Queríamos ofrecer un curso de alta calidad a un precio más reducido que en el resto del mercado", explicaba el director. "Porque –continuó– una de las principales barreras para este tipo de formación son los costes. Puede haber centros mucho más baratos en el mundo pero la calidad no es recomendable".

En el aeropuerto turolense, los alumnos desarrollan la fase elemental de sus prácticas durante tres meses, con maniobras básicas, de emergencia, aterrizaje y despegue y navegación, que supondrán un total de 80 horas de vuelo. Posteriormente, completarán sus estudios en Inglaterra en una fase avanzada. Cada cuatro meses se desplazarán a Teruel grupos de 4 alumnos hasta llegar a 30 en este primer año.

Jonathan Candelon no descarta nuevos planes de crecimiento para las instalaciones de Teruel. Dijo que el curso que se inició el día 19 es un primer paso. De hecho, destacó el potencial que presentan este tipo de cursos al estimar que en los próximos 20 años se necesitarán 100.000 pilotos en todo el mundo.

El consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, señaló que la escuela de vuelo es "un ejemplo de la versatilidad y las posibilidades de negocio que se pueden desarrollar en el aeropuerto". "Afianzan –agregó– el modelo de aeropuerto industrial, que fue un gran acierto". La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, dijo que el centro formativo "dará una mayor proyección internacional al aeropuerto y expresó su confianza en que todos los pilotos que pasen por Teruel "sean también embajadores de nuestra ciudad".

Etiquetas
Comentarios