Despliega el menú
Teruel

Decepción en Calamocha con el informe que desaconseja Jiloca Laqua por inviable

El impulsor de la idea tacha el estudio de viabilidad de "voladura controlada". La Asociación de Comerciantes se declara "decepcionada y triste".

Reconstrucción del complejo Jiloca Laqua.
Reconstrucción del complejo Jiloca Laqua.
Heraldo

El informe de viabilidad negativo para el proyecto turístico Jiloca Laqua ha caído como un jarro de agua fría en Calamocha. La iniciativa, promovida con consenso social e institucional como elemento dinamizador de la comarca, no es realizable según las conclusiones de la consultora Idom. Pero frente a la resignación del Ayuntamiento, se alzan las voces que tachan el diagnóstico de "decepcionante" o que cuestionan la objetividad del veredicto.

El arquitecto Tomás Guitarte, ideólogo de Jiloca Laqua, calificó el proceso seguido desde el Consistorio para encargar el informe de viabilidad de "voladura controlada" del proyecto, destinado a convertirse en la locomotora del Jiloca aprovechando una infraestructura terminada y sin expectativas de uso en el horizonte, el pantano de Lechago.

Idom fija en 3,8 millones de euros al año los costes económicos que tendría que afrontar la sociedad gestora del pantano y de Jiloca Laqua, un importe que resulta de sumar el canon de regulación, el bombeo de agua desde el Jiloca –el pantano se ubica en el río Pancrudo–, los nuevos accesos y un puerto deportivo. Concluye que es un desembolso inasumible para generar una actividad económica rentable. Además, advierte de que el agua está reservada para riego y de que la presencia del tren Teruel-Zaragoza y la A-23 comporta limitaciones a la edificación.

La presidenta de ACIC, Beatriz Clavel, todavía no ha digerido el estudio de viabilidad y se mostró "decepcionada y triste". Recuerda que desde ACIC "se han puesto muchas ganas en este proyecto, que era muy importante para Calamocha y para el Jiloca". Clavel no cuestionó la objetividad del informe, pero apuntó que, quizá, "haya cargado las tintas" en los inconvenientes frente a las ventajas.

Más contundente es Tomás Guitarte, que considera que el informe de Idom ha estado "claramente orientado" a abortar el proyecto. "No hay voluntad política de acometer Laqua y se ha buscado una coartada técnica para no hacerlo", dijo. Añadió que el Ayuntamiento "no está por la labor" de impulsar esta iniciativa, pero anunció que no va a "tirar la toalla", porque considera su idea viable. Advirtió de que, ante la negativa de los regantes a usar el embalse de Lechago por su alto coste de explotación y el frenazo a Jiloca Laqua, solo queda "dejar que se pudra" un pantano que ha costado 62,8 millones de euros.

El alcalde, Manuel Rando, consideró por el contrario que el estudio ha servido para "abrir los ojos" a la población sobre un proyecto irrealizable que fue promovido con fines "electoralistas". Tras su desestimación, apeló a la "tranquilidad" de la población y señaló que desde el Ayuntamiento se trabaja en proyectos de desarrollo, como la residencia de ancianos a la que se ha redirigido el millón de euros que el FITE de 2015 destinó a Laqua –el mismo destino tendrán los 125.000 euros asignados en 2016–. Por otro lado, el grupo agropecuario Vall Comanys negocia la compra de una parcela de 70.000 metros cuadrados para ampliar sus instalaciones en Calamocha.

La Asociación de Amigos de Lechago abogó, una vez vistas las nulas expectativas de Laqua, por buscar alternativas sostenibles para aprovechar el pantano. Agustín Martín, socio de Amigos de Lechago, afirmó que el tiempo "ha dado la razón" a quienes tacharon el embalse de "obra inútil".

Etiquetas
Comentarios