Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

La restauración de la catedral de Albarracín entra en la recta final, tras seis años de obras

Los operarios dan los últimos retoques al templo para su inauguración el día 8 de septiembre.

Los restauradores proceden a la limpieza del retablo mayor de la catedral.
La restauración de la catedral de Albarracín entra en la recta final, tras seis años de obras
HA

El proyecto de restauración de la catedral de Albarracín ha entrado en su recta final, después de seis años de obras ininterrumpidas en las que se han invertido 1,1 millones de euros. Los últimos trabajos, que los operarios apuran al máximo con objeto de poder inaugurar el templo recién remodelado el día 8 de septiembre, se centran ahora en su limpieza y equipamientos.

Para la inauguración de las obras, coincidiendo con las fiestas de Albarracín, se ha previsto un acto especial. Los vecinos y visitantes podrán contemplar el templo –buena parte de cuyos elementos constructivos son del siglo XVI– con el aspecto que presentaba en el siglo XVIII, repleto de claridad debido a la recuperación de los óculos de alabastro y con pinturas coloristas en sus muros. Nada que ver con la oscuridad que reinaba en el edificio religioso en los últimos siglos.

Esta intervención, que ha permitido devolver a la catedral la luminosidad perdida, junto con la restauración de las capillas de Santa Ana –de época medieval– y de la Circuncisión, figuran, según el gerente de la Fundación, Antonio Jiménez, entre las actuaciones más destacables de las realizadas en estos seis años. Son las que confieren una mayor personalidad al monumento.

La presentación de las obras se completará con la presentación de una publicación por cumplirse este año el vigésimo aniversario de la Fundación Santa María, promotora de la restauración del patrimonio monumental de la localidad

Antonio Jiménez manifestó que la recuperación de la catedral ha sido un proyecto que se ha alargado considerablemente en el tiempo debido a la irregularidad de su financiación. "Se han ido acometiendo trabajos por fases, en función de las partidas con las que se contaba a través del FITE, fondo del que se han sufragado los trabajos", declaró el gerente.

Catálogo de bienes

La catedral no quedaría completa sin una intervención en la capilla barroca del Pilar, un oratorio cubierto con cristaleras, cuyo retablo compuesto por seis magníficos lienzos, permanece todavía sin restaurar. La Fundación Santa María pretende realizar estas iniciativas el próximo año.

Una labor pendiente pero fundamental, a juicio de Antonio Jiménez, es la catalogación de las piezas procedentes de la catedral que se almacenan si orden en los sótanos del templo. El gerente explicó que queda pendiente para llevar a cabo en 2018, en cuanto el presupuesto lo permita, el inventariado y la conservación de estos bienes. "Tenemos que saber cuál es el patrimonio real de la catedral", dijo Jiménez. "En los sótanos está todo el legado diocesano, como candelabros, elementos procesionales, salvo las piezas más importantes que se exponen en el Museo", agregó.

Hay una buena parte de estos fondos que permanecen en la sala capitular. Son los bienes que se han ido restaurando en los sucesivos cursos realizados por la Fundación, si bien no están catalogados. Se han puesto en orden 133 textiles, entre ellos tapices, pero Antonio Jiménez está convencido de que entre los objetos no catalogados pueden surgir sorpresas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión