Teruel
Suscríbete por 1€

El plan que protege el Nacimiento del Pitarque propone controlar el flujo de visitantes

El documento, publicado ayer en el BOA, prevé instalar un contador de visitas en el sendero de acceso. Regula una superficie de 114 hectáreas que es a la vez Monumento Natural y Lugar de Interés Geológico.

Imagen de la chimenea por la que aflora el agua en el nacimiento del río Pitarque.
Imagen de la chimenea por la que aflora el agua en el nacimiento del río Pitarque.
HA

La excesiva presión turística es una de las principales preocupaciones del plan de protección del Monumento Natural del Nacimiento del Río Pitarque, un espacio de alto valor natural que recibe anualmente en torno a 45.000 visitantes. El documento, publicado ayer en el Boletín Oficial de Aragón (BOA), prevé, entre otras medidas, instalar un contador de visitas en el sendero de acceso al afloramiento de aguas que marca el inicio del Pitarque y también elaborar un estudio "de la capacidad de carga" del paraje para determinar "si es necesario tomar medidas correctoras en lo que se refiere a su uso turístico".

El plan regula los usos en un espacio de 114 hectáreas que es, a la vez, Monumento Natural y Lugar de Interés Geológico (LIC) en el municipio de Pitarque. Prevé la continuidad de los usos agropecuarios tradicionales, pero pone cortapisas a la circulación de vehículos a motor y remite la construcción de nuevas infraestructuras turísticas a emplazamientos situados fuera del espacio protegido, "prioritariamente en el área de influencia".

Aunque la excesiva afluencia de público es una de las inquietudes reflejadas en el documento, el alcalde de Pitarque, Delfín Buj, consideró que el Monumento Natural tiene capacidad para acoger el flujo turístico que recibe. Buj reconoció, no obstante, que "mucha gente" recorre a diario el nacimiento del Pitarque. A su juicio, los únicos episodios de saturación se dan en Semana Santa, cuando las vacaciones se concentran en unos pocos días y la zona se congestiona.

El plan de protección contempla la evaluación de "las afecciones del uso público" y su seguimiento. También prevé limitaciones temporales de acceso para los turistas por "motivos de conservación", una medida que corresponderá a la dirección del espacio protegido.

El plan, elaborado por el Departamento de Desarrollo Rural, ha contado con la participación de la población afectada. Delfín Buj dijo que el Ayuntamiento "no tiene nada en contra" del documento y señaló que durante su redacción el Consistorio ha estado permanentemente informado y se ha tenido en cuenta su opinión respecto a los usos compatibles y los excluidos.

Entre las medidas previstas para garantizar la conservación del Monumento Natural, figura la construcción de una balsa contraincendios que podría aprovecharse como abrevadero para el ganado. También plantea el estudio de las posibilidades de ampliación del espacio protegido, consistente en un tramo del río Pitarque encajonado en un estrecho valle de paredes calizas. El lugar más visitado por los excursionistas es el caudaloso afloramiento que da inicio al cauce.

Entre los equipamientos previstos para mejorar la atención al público, figura finalizar el centro de interpretación del espacio protegido en Pitarque. El alcalde explicó que el Ayuntamiento dispone de un local para este fin, pero falta el equipamiento interior, pendiente de financiación. Otras infraestructuras son mejorar el área recreativa situada en las proximidades del inicio del sendero que conduce desde el pueblo al origen del río y la instalación de un repetidor de telefonía fuera del Monumento Natural, pero que garantice la cobertura dentro de este espacio.

El plan permite las excursiones, el senderismo y el uso de bicicletas en pistas, senderos y caminos, mientras que la circulación de vehículos a motor queda restringida a las necesidades de gestión del espacio, a situaciones de emergencia y a labores agrícolas y aprovechamientos tradicionales. Baraja la posibilidad de poner en funcionamiento la antigua central hidroeléctrica situada junto al cauce, aunque la autorización corresponderá al Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga).

Respecto a la caza, contempla autorizar la captura de la cabra montés y el jabalí si alcanzan poblaciones altas que "interfieran negativamente" con otras especies de flora y fauna. En el tramo de río que discurre por el interior del Monumento Natural, queda prohibida la pesca.

Dentro del área regulada, de 114 hectáreas, delimita una mínima zona de "uso compatible" donde permite "un moderado desarrollo de servicios". Está limitada al sendero de acceso al nacimiento del río, al área recreativa contigua a la antigua central hidroeléctrica, a la propia central y a una ermita.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión