Teruel
Suscríbete

Un joven de Villarroya se lesiona al caer de un balcón a la calle tras romperse la barandilla

El vecino, que sufre rotura de muñeca, acababa de arrojar un cubo de agua a la charanga festiva cuando se precipitó al vacío.

Dos vecinos de Villarroya de los Pinares observan el balcón desde el que cayó el joven.
Dos vecinos de Villarroya de los Pinares observan el balcón desde el que cayó el joven.
Jorge Escudero

Un joven veraneante de Villarroya de los Pinares, Eduardo Comas, de 25 años de edad, sufrió ayer diversas lesiones al romperse la barandilla de protección del balcón de su casa en el que estaba asomado y caer a la calle desde una altura de unos tres metros.

La víctima sufre rotura de muñeca y magulladuras por todo el cuerpo, si bien su estado no reviste gravedad. El joven fue evacuado en el helicóptero del servicio de emergencias 112 de la DGA al hospital Obispo Polanco de Teruel, donde ayer tarde permanecía ingresado a la espera de ser sometido a una intervención quirúrgica en el brazo.

Los hechos ocurrieron a primera hora de la mañana, sobre las 9.00, cuando los miembros de la charanga encargada de amenizar las fiestas de Villarroya de los Pinares se dirigieron a la casa de Eduardo con el fin de despertarle, dentro del ambiente de diversión que se vive estos días en la localidad. El joven decidió salir al balcón –situado en un primer piso– y desde allí arrojar un cubo lleno de agua a los músicos y a sus seguidores –cerca de medio centenar de personas–, momento en el que la barandilla se soltó de la pared a la que estaba asida provocando la caída de Eduardo, que quedó tendido en el suelo y, por unos instantes, inconsciente.

"El susto y el golpe han sido importantes, pero, por suerte, no es nada grave", manifestó la víctima, que se recupera de las heridas en el hospital turolense. "Apenas recuerdo nada, tan solo que he tenido la sensación de perder el equilibrio y caer", añadió desde el área de Observación del Servicio de Urgencias del Obispo Polanco. El joven explicó que, por fortuna, nadie más resultó herido en este incidente. "Al haberles echado el cubo de agua, todos se habían apartado del sitio y la verja no pilló a nadie", resaltó.

Familiares de Eduardo Comas señalaron que nadie imaginaba que el balcón pudiera romperse. "Son cosas que nunca piensas que puedan ocurrir, pero a veces ocurren", indicaron. "Gracias a Dios no ha sido nada", agregaron.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión