Despliega el menú
Teruel

El Castellar, nueva vida en torno a las huellas de los dinosaurios

La pequeña localidad, de menos de setenta habitantes, rentabiliza su patrimonio paleontológico, un año después de abrir una ruta temática en torno a 61 yacimientos.

El público mira un panel, de espaldas a la réplica de un dinosaurio carnívoro de 7 metros de longitud. J. E.
El Castellar, nueva vida en torno a las huellas de los dinosaurios
Jorge Escudero

En la plaza de El Castellar se concentraron ayer más personas que habitantes tiene la localidad, para recorrer la ruta temática paleontológica en torno a los 61 yacimientos con fósiles que atesora su término municipal. Fue una actividad organizada por la Fundación Dinópolis.

Pero la presencia de visitantes en este pueblo, ubicado entre frondosos pinares en la comarca de Gúdar-Javalambre que no alcanza los 70 habitantes, no es un hecho aislado desde que se inaugurara hace un año el llamado ‘Dinopaseo’. La apertura del primer itinerario urbano paleontológico de la provincia, surcado de réplicas de fósiles, huellas de dinosaurio y ejemplares a escala real ha sido todo un acierto. El alcalde, Modesto Pérez, señalaba que el paseo, a través de cuyos paneles explicativos los visitantes pueden conocer la gran riqueza paleontológica que se esconde en su subsuelo, se ha convertido en un polo de atracción turística. "No vienen en masa –reconocía– pero no hay fin de semana en el que no haya alguien de visita en la localidad".

Las cinco casas de turismo, una de ellas llamada ‘Dinorural’, así como el restaurante de arquitectura tradicional que se va a abrir en las próximas semanas, son algunos indicios de que la ciencia se ha puesto con éxito al servicio del desarrollo del territorio.

El gerente de la Fundación Dinópolis –entidad promotora de la ruta junto con el Ayuntamiento–, Luis Alcalá, calificó a El Castellar de caso "singular". "Todo el pueblo –explicaba ayer a los visitantes– está colonizado por paneles y réplicas". Y destacó que gracias a este proyecto "ha venido gente que de otra manera nunca lo hubiera hecho", refiriéndose a paleontólogos de reconocido prestigio internacional. "Esperamos que gracias a la paleontología el pueblo tenga un renacimiento", agregó.

Entre los planes más inmediatos figura el acondicionamiento para el turismo del yacimiento denominado ‘El Castellar’, uno de los cuatro que tiene el municipio declarados Bien de Interés Cultural, BIC. Los trabajos, que han contado con una consignación presupuestaria de 60.000 euros del FITE, están muy adelantados, por lo que se pretende abrirlo al público en agosto. Allí se encuentra un rastro de 23 metros de longitud de huellas de un Estegosaurio, un dinosaurio con placas del que existen muy pocos fósiles a nivel mundial. "Aquí se identificó por primera vez en el mundo huellas de esta especie", señalaba el paleontólogo Alberto Cobos. Precisamente, una de las diez paradas en las que se distribuye el ‘Dinopaseo’ de El Castellar contiene una réplica de esta pisada.

A lo largo del recorrido se puede ver la gran diversidad de la fauna que habitó la zona en el Jurásico y Cretácico superiores, hace unos 130 y 150 millones de años. Destacan las réplicas de un carnívoro de siete metros de longitud y de una extremidad del segundo Tastavinsaurus encontrado en Teruel, un animal que pudo medir 18 metros de longitud, así como un mural de 150 metros cuadrados de superficie.

Etiquetas
Comentarios