Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Malestar entre los viajeros por la sustitución de trenes por buses ante la falta de maquinistas

Trabajadores y Renfe se culpan mutuamente del problema, repetido 4 veces en poco más de un mes.

Los viajeros del tren subieron a un autobús –en la foto– que les llevó de Teruel a Zaragoza.
Los viajeros del tren subieron a un autobús –en la foto– que les llevó de Teruel a Zaragoza.
A. García/Bykofoto

Compraron un billete de tren, pero hicieron el viaje en autobús. Los únicos cuatro pasajeros del primer convoy de la mañana de ayer, que debía salir de Teruel a las 6.30 y llegar a Zaragoza a las 9.17, no ocultaron su sorpresa e indignación al saber que tendrían que hacer todo el recorrido por carretera, una medida que prolongó el trayecto en 45 minutos.

"Si lo sé, no vengo. Este tren es un desastre y para que lo tengan así, mejor cerrarlo, lo contrario es engañar a la gente", se quejó Pelegrín Gómez, un jubilado que viajaba a Zaragoza por motivos de salud de un familiar. "El autobús va por todos los caminuchos para poder entrar a las estaciones y recoger a los usuarios y eso alarga el viaje", explicó.

No fue menos crítico el resto del pasaje, compuesto por tres estudiantes, dos de los cuales acudían a la capital aragonesa a recoger su título universitario. "Me parece muy mal tener que ir en autobús. En el tren hay enchufes para el ordenador y se puede trabajar", protestó uno de ellos, David Galindo.

Una joven, Raquel Olivas, recordó que en 2009 ir de Teruel a Zaragoza costaba dos horas y ahora el viaje dura 40 minutos más. "Soy de Teruel y me da mucha pena ver cómo el tren se muere", dijo. Otro estudiante, Jorge Andía, rogó que el tren llegara "con puntualidad", pues tenía, con motivo de sus estudios, una cita a las 10.00.

Es la cuarta vez en poco más de un mes que Renfe sustituye un tren por autobús, una medida que se debe a la falta de maquinistas en momentos puntuales y que genera molestias a los viajeros, obligados a realizar incómodos trasbordos. Ayer, un microbús recogió a los usuarios de las estaciones entre Calamocha y Villarreal de Huerva y los llevó al autobús que hacía el recorrido Teruel-Zaragoza a la altura de Cariñena. Lo mismo hizo un taxi con los viajeros que esperaban en Encinacorba.

Renfe culpó del problema al sindicato CC. OO., que, según la compañía, estaría obstaculizando el cumplimiento de los gráficos de trabajo como medida de presión contra la reciente supresión de Teruel como residencia estratégica de conductores de tren.

Sin embargo, fuentes de CC. OO. negaron tajantemente estar boicoteando los turnos de trabajo. "Hace falta más personal para la carga de trabajo que hay en Teruel; eso es todo", señalaron. Lo que sí admitieron desde el sindicato es estar "abanderando" la reivindicación de que la estación de Teruel vuelva a entrar en la lista de residencias estratégicas de maquinistas, pues, de lo contrario, se perderán a corto plazo las 26 plazas ahora existentes. "No buscamos hacer daño, sino defender los intereses de Teruel", dijeron.

Tres horas en un cercanías

La relación Teruel-Valencia se realizó ayer por la mañana en un tren de cercanías venido de Valencia cuyos asientos, a prueba de vandalismo, no son acolchados. Algunos usuarios criticaron que este tipo de tren no es válido para un viaje que dura tres horas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión