Teruel
Suscríbete por 1€

El proyecto de un gran complejo deportivo e industrial en el pantano de Lechago hace agua

El Ayuntamiento de Calamocha destina el millón de euros recibidos del FITE a una residencia de ancianos. Sostiene que Jiloca Laqua no cuenta con estudio de viabilidad ni inversores.

El pantano de Lechago necesita el bombeo de agua del Jiloca.
El pantano de Lechago necesita el bombeo de agua del Jiloca. jorge escudero
Jorge Escudero

Año y medio después de presentarse en Calamocha por todo lo alto el proyecto Jiloca Laqua, con el que se pretendía dinamizar la comarca a través de la creación en el pantano de Lechago de un complejo deportivo, turístico e industrial, la iniciativa parece desinflarse. La partida de un millón de euros que el FITE de 2015 concedió para comenzar las primeras actuaciones de lo que iba a ser el proyecto estratégico que necesitaba la zona se va a destinar definitivamente a otros usos. Concretamente irá a financiar una de las fases de la residencia de ancianos de Calamocha, lo que posibilitará el desbloqueo de esta construcción, paralizada desde hace años.

El cambio de objetivos obedece, según explicaba el alcalde de Calamocha, Manuel Rando, a la indefinición del proyecto y a la necesidad de elaborar previamente un estudio de viabilidad y una memoria valorada de todas las intervenciones que requiere su puesta en marca. Rando explicó que cuando accedió al gobierno municipal "no había nada, solo imágenes y la recreación virtual del complejo". "El documento estaba parado en la DGA, y sin inversores", afirma.

El Consistorio consultó a los técnicos municipales y a gabinetes externos antes de tomar una decisión y, según puntualiza el alcalde, "todos se inclinaron por esperar y realizar un estudio de viabilidad". Agregó que se comprobó que no había ningún trámite adelantado. "No existía cesión de los terrenos de la Confederación del Ebro, ni de Fomento para poder realizar las conexiones desde la autovía al pantano. Tampoco se había hecho nada para modificar el plan urbanístico ni tampoco se habían tramitado las expropiaciones que se deberán llevar a cabo, ni valorado el coste de llevar el agua del Jiloca al pantano", subrayaba Manuel Rando. "Por ello, solo nos quedaba o dejar perder la inversión del FITE o destinarla a otros asuntos, porque Jiloca Laqua resultaba un proyecto impactante, pero no se podía empezar la casa por el tejado", concluyó.

El primer edil recalca, sin embargo, que el proyecto, en principio, no se ha descartado. De hecho, los técnicos municipales trabajan en la elaboración de un estudio de viabilidad. Pero reconoce que el proceso de tramitación que requiere una actuación de esta envergadura, en la que se contemplaba una inversión pública de 18 millones de euros, "lleva años de trabajo".

Para el antiguo presidente de la Asociación de Comercio e Industria de Calamocha –impulsora de Jiloca Laqua–, Tomás Marco, la decisión de abandonar por el momento las primeras acciones se percibe desde el sector "como la pérdida de un proyecto estratégico para el que se había logrado una partida económica importante". Aunque ha dejado la presidencia de la Asociación desde l jueves, tras decidirse la renovación de cargos, Marco es el principal conocedor de la iniciativa por la que pugnaron los comerciantes e industriales durante su mandato. Considera que si bien imprescindibles los informes de viabilidad, algunos de los proyectos de calado de esta provincia, "se han basado en una apuesta decisiva de las instituciones para salir luego adelante". Y critica el hecho de que se plantee ahora la necesidad de un estudio económico. "Eso hace año y medio que se debería haber dicho", apostilló.

El expresidente de los empresarios piensa que la creación de un gran complejo industrial y turístico en torno al pantano de Lechago tiene trayectoria, "pero esta se puede cortar con línea recta", asevera. A su juicio, "si hay una serie de empresarios que estaban dispuestos a invertir será porque han visto rentabilidad en la actividad planteada".

Calamocha está recuperando en los últimos meses empleos en el sector cárnico, pocos todavía, en opinión de los empresarios. "Es una alegría –opinaba Tomas Marco–, y hay que luchar por cada uno de los puestos de trabajo que se crean, pero no es el revulsivo que buscábamos para crear un gran impacto económico en la comarca".

Mientras tanto, lo que pierde Jiloca Laqua lo gana la residencia de la tercera edad, una construcción que se había concebido en principio como un complejo de pisos tutelados, si bien se paralizó hace una década por falta de financiación y por cambios de la normativa. El alcalde de Calamocha confía en que el dinero del FITE contribuya a finalizar la fase dedicada al acondicionamiento de las habitaciones; con posterioridad se solicitará una nueva remesa al Fondo de Inversiones para concluir la obra. Manuel Rando destaca que la residencia también contribuirá a crear empleo, ya que, con 80 camas, serán necesarios 30 trabajadores para su funcionamiento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión