Despliega el menú
Teruel

Un virus informático paraliza la actividad de los juzgados de la capital durante todo un día

Los técnicos seguían anoche intentando resolver el problema, que afectará al servicio de guardia este fin de semana.

Una funcionaria atiende el teléfono ante dos ordenadores bloqueados por el virus.
Una funcionaria atiende el teléfono ante dos ordenadores bloqueados por el virus.
M. A. M.

Un virus informático dejó sin actividad el Palacio de Justicia de Teruel durante todo el día de ayer. El Gobierno aragonés ciñó el problema a los tres juzgados de primera instancia e instrucción y al de lo Contencioso Administrativo. Sin embargo, fuentes laborales afirmaron que el resto de los órganos judiciales –Audiencia, Fiscalía, Registro Civil y juzgados de Menores, Penal y Social– tampoco pudieron desarrollar su trabajo ante la orden de que no se encendieran los ordenadores para evitar una mayor propagación del virus.

Las dificultades para utilizar los equipos se detectaron el miércoles a última hora de la mañana, en torno a las 14.00, y ya desde ese momento los informáticos comenzaron a buscar el origen del problema. Sin embargo, a última hora de ayer, los técnicos seguían intentando, sin éxito, resolver el incidente. Al parecer, un programa continuaba infectado y resultaba más compleja la solución. No obstante, desde la DGA indicaron que, casi con toda probabilidad, esta mañana quede solucionada la deficiencia, con lo cual el lunes los juzgados podrían volver a la normalidad.

El fallo informático afecta este fin de semana al juzgado de guardia, si bien el Gobierno aragonés restó ayer importancia a esta cuestión alegando que este órgano judicial registra escasa actividad. Agregó que, en todo caso, "las tareas imprescindibles tendrán que hacerse con una máquina de escribir o a mano".

Al quedar inutilizados los ordenadores, que suman cerca de un centenar, el personal de los juzgados no pudo, entre otras actividades, tomar declaración a detenidos, emitir autos, providencias, sentencias o notificar cualquier tipo de resolución. El equipo técnico aconsejó, además, no celebrar juicios, pues en el transcurso de los mismos se usan los equipos informáticos para buscar documentación. En el Registro Civil se optó por dar curso a lo más urgente escribiendo a mano. Según indicaron algunos trabajadores, "en los despachos ya no hay máquinas de escribir".

Una jornada perdida

"Ha sido un día perdido. El lunes habrá que recuperar el trabajo no realizado y será complicado", manifestó ayer uno de los empleados, quien confesó haber pasado "muchos nervios" durante toda la mañana y destacó que "nunca antes habíamos sufrido un incidente así".

El delegado de los trabajadores por el sindicato CSIF, Antonio Salvador, calificó de "inconcebible" que "en estos tiempos, un problema informático de este calado afecte a todo un Palacio de Justicia" y reclamó "barreras de seguridad más potentes" que eviten la entrada de virus en los equipos. "Persiguen una administración digital en una época medieval", denunció Salvador. A su juicio, resulta "muy arriesgado" no disponer de sistemas de protección suficientemente seguros "en un lugar en el que se maneja mucha información y muy delicada".

Por su parte, el presidente de la junta de personal de los juzgados, Manuel Prat, destacó, no obstante, la "gran diligencia" con la que los técnicos se pusieron manos a la obra para resolver el problema. Prat se mostró convencido de que el virus no supondrá la pérdida de archivos y datos y pidió "disculpas a los ciudadanos" por las molestias ocasionadas a causa del problema informático.

Fuentes de la DGA destacaron que los sistemas de protección de los equipos informáticos no fueron suficientes porque probablemente el virus, aunque conocido, haya sido perfeccionado para hacerlo más resistente. Añadieron que se han visto afectados los ficheros con los programas, pero no los datos guardados. El virus se propagó a través de los correos electrónicos y ha sido necesario limpiar los ordenadores uno a uno después de haber logrado aislar la primera red infectada, tareas todas ellas "muy costosas". Las mismas fuentes oficiales añadieron que el virus no ha dañado los servidores. La empresa pública Aragonesa de Servicios Telemáticos ha sido la encargada de buscar solución. Para ello ha enviado a la capital turolense a tres técnicos, según informaron funcionarios judiciales.

También procuradores y abogados se vieron afectados ayer por la inactividad de los juzgados. El decano de los letrados turolenses, Manuel Gómez Palmeiro, afirmó que los compañeros que acudieron al Palacio de Justicia en busca de información no pudieron obtenerla y que, en general, todo su trabajo se retrasó. "Como ahora todo depende de los ordenadores, un fallo así es un gran problema", dijo. "Por fortuna –agregó– no son frecuentes".

Etiquetas
Comentarios