Despliega el menú
Teruel

La Fundación de las Bodas inicia nueva etapa con objeto de encontrar una sede permanente

Se baraja acondicionar la residencia Turia o el antiguo conservatorio, actualmente en desuso. La institución valoró positivamente la pasada edición de la recreación sobre los Amantes.

La foto muestra el cableado eléctrico y las mesas de sonido de los escenarios de la plaza del Torico.
La foto muestra el cableado eléctrico y las mesas de sonido de los escenarios de la plaza del Torico.
Jorge Escudero

Localizar una sede permanente que facilite los ensayos de las Bodas de Isabel y las tareas promocionales de esta recreación teatral es el objetivo a corto plazo de la Fundación que gestiona la fiesta. Su patronato se reunió ayer, apenas un día después de clausurar con éxito de público la vigésima edición, aunque la convocatoria estaba fijada con semanas de antelación para abordar con urgencia este tema, según señaló la alcaldesa de Teruel y presidenta de este organismo, Emma Buj.

La primera edil explicó que la premura de la citación obedece a la necesidad de solicitar una prórroga para ejecutar la partida de medio millón de euros que el Fondo de Inversiones de Teruel, FITE, concedió en su ejercicio de 2015 a la Fundación Bodas de Isabel. Buj indicó que este dinero va destinado a la habilitación de una sede para la citada entidad. Sin embargo, al no disponer todavía de un local, el Patronato cree urgente ampliar el plazo para desarrollar el proyecto hasta diciembre de este año.

En la reunión de ayer se vio la conveniencia de disponer únicamente para la sede de la Fundación de locales de titularidad pública –lo que permitiría una reducción de los costes–, y entre ellos, los situados en el Casco Histórico. Con estas premisas, se barajaron dos posibles recintos: el edificio de la antigua residencia Turia, en el que solamente está en uso la planta baja como centro de día; y el viejo conservatorio de música, un inmueble cerrado en 2005 por no reunir las condiciones adecuadas para impartir las enseñanzas.

Emma Buj señaló que estas dos propuestas están en fase de estudio con objeto de comprobar la idoneidad de las mismas. Explicó que dar uso a edificios infrautilizados es la mejor fórmula para materializar este proyecto. "La consignación del FITE sería suficiente para adaptar un local a las necesidades de la Fundación", puntualizaba la alcaldesa. "Mientras que si hubiera que adquirir un edificio, prácticamente se agotaría la partida presupuestaria del Fondo de Inversiones", añadió.

Una vez cumplido este objetivo, la cesión del local seleccionado por parte del Gobierno de Aragón –titular de los dos inmuebles– a la Fundación sería una cuestión "jurídicamente sencilla", según dijo Buj. La directora de la Fundación, Raquel Esteban, dijo, por su parte, que el recinto debería contar, al menos, con 450 metros cuadrados de superficie y espacios diáfanos.

Etiquetas
Comentarios